En su nombre: Nadia Vera

By  |  21 / diciembre / 2015

la-pgjdf-ha-incurrido-en-impresiciones-del-asesinato-de-nadia-vera-familiaresEste artículo es el tercero de una serie con la que el Programa de las Américas pretende honrar a las mujeres mexicanas defensoras de los derechos humanos, y que se publicará durante los 16 Días de Activismo Contra la Violencia de Género entre el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia Contra la Mujer y el Día Internacional de los Derechos Humanos. Consulte el resto de la serie aquí y por favor envíe sus comentarios a: info@americas.org.

Hace casi cinco meses, el multi-homicidio Narvarte en la Ciudad de México se llevó las vidas de Nadia Vera, Yesenia Quiroz, Mile Virginia Martín, Alejandra Negrete, y Rubén Espinosa Bonilla, y provocó el miedo y la indignación en la comunidad. Los últimos meses han estado marcados por impunidad, confusión y injusticia mientras las familias, amigos y activistas han buscado la verdad y la justicia, con la esperanza de aliviar su dolor.

De pronto los medios destacaron la muerte del fotoperiodista Rubén Espinosa, mientras disminuían los ataques y asesinatos de las mujeres víctimas. Nadia fue una destacada activista y artista que valientemente defendió los derechos humanos. Como defensora de los derechos humanos de las mujeres recibió amenazas y fue blanco de violencia previo a su trágica muerte.

La madre de Nadia, Mirtha Luz Pérez Robledo, una poeta de renombre de Chiapas, hace años escribió un poema llamado “Balada para una niña citadina” para su hija. Hoy sus palabras devastan los corazones rotos de la comunidad de Nadia:

No me dejes sin tus ojos

 Ciega

 No me dejes sin tu voz

 Silente

 No me dejes sin tu luz

 A oscuras

 No me dejes sin tu piel

 Desnuda

 No me dejes sin ti

 Niña de azúcar

 

El asesinato de Nadia reveló la brutalidad de la sociedad patriarcal y misógina de México. Just Associates (JASS) establece que: “La discriminación y la violencia de género son expresiones de relaciones de poder y control masculino sobre las mujeres y sus vidas, y se manifiestan a través de un conjunto de prácticas y normas, explícitos e implícitos”. En su reciente informe sobre la violencia de género en Mesoamérica, JASS encontró que en 2014 hubo 226 ataques con un componente de género en la región. Feminicidios, o el asesinato de mujeres por ser mujeres, y la violencia contra las mujeres son a menudo acompañadas de asalto sexual de las víctimas.

La horrible realidad de las mujeres en México es que no es una cuestión de si, sino más bien una cuestión de cuándo. La situación es alarmante; 63 por ciento de las jóvenes de 15 años y más han sufrido alguna forma de violencia. Esta violencia de género generalizada apunta a intimidar y reprimir a las mujeres. Sin embargo, las defensoras de derechos humanos y activistas no permitirán esto; su lucha es por preservar la memoria de las víctimas, buscar justicia para ellas y evitar futuras víctimas.

Las defensoras de derechos humanos redefinen la dinámica y los roles de género, y como resultado se enfrentan a amenazas y la realidad de violencia de quienes quieren mantener este sistema de poder y opresión. Los ataques contra las defensoras de derechos humanos en México casi se duplicaron entre 2013 y 2014 con un total de 308 defensoras atacadas, con un 18 por ciento dirigido a mujeres periodistas. Nadia fue la 36ª defensora de los derechos humanos de las mujeres asesinada en México desde 2010. Bajo la presidencia de Peña Nieto, la represión y la violencia, y en especial contra los manifestantes juveniles y estudiantiles han aumentado. Un informe de 2012 por la Iniciativa Mesoamericana de Mujeres Defensoras consideró que las autoridades estatales fueron responsables de 87 por ciento de los ataques contra las defensoras.

Esta violencia de Estado pone en peligro la libertad de expresión y el derecho a organizarse en México, pero nunca va a robar o silenciar las voces de la gente. Robaron la vida de Nadia, pero su voz y ideales viven.

Nadia2Nadia Dominique Vera

Hija, hermana y amiga. Los derechos de los estudiantes, la lucha contra la corrupción, libertad de expresión y los derechos humanos, activista y artista. Asesinada el 31 de julio 2015.

Nacida en el estado sureño de Chiapas, Nadia se trasladó a Xalapa a estudiar antropología social en la Universidad de Veracruz. Ella se involucró en el activismo estudiantil, uniéndose a su Asamblea de Estudiantes, el movimiento #YoSoy132 y, más recientemente, la organización Movimiento por la Justicia Ayotzinapa. Ella también luchó por la libertad de expresión, la protección de los periodistas y el derecho a la paz.

Veracruz es el estado más peligroso de México para los periodistas, y para quienes critican y desafían al gobierno del estado. Con amplia presencia de delincuencia organizada y autoridades corruptas, es un estado violento con un alto número de violaciones de derechos humanos.

El 20 de noviembre 2012 Nadia asistió a una manifestación que exigía justicia para los periodistas asesinados y criticaba al gobierno del PRI (Partido Revolucionario Institucional). Junto con otros, ella fue golpeada y detenida por la policía sin justificación. También en 2012, su casa fue saqueada mientras ella estaba fuera. Un año más tarde, durante la huelga de los maestros, ella y otros fueron violentamente atacados por las autoridades.

Un profesor y amigo de Nadia explicó que Nadia era una persona feliz, pero también vivía en el miedo. Este miedo estaba fundado en las amenazas, ataques y haber presenciado la violencia contra sus compañeros. Ella decidió mudarse a la ciudad de México porque ya no se consideraba segura en Veracruz. La Ciudad de México siempre había servido de refugio a los periodistas y activistas atacados.

En 2014, Nadia hizo una entrevista para una película de Rompeviento llamada “Verarcuz:. La Fosa Común Olvidada”. En la entrevista responsabilizó al Gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa y de todo el gobierno si algo llegara a sucederle a ella o a sus amigos. Ella declaró firmemente: “Queremos dejar muy claro que el Estado es responsable de nuestra seguridad, porque son ellos los que mandan a la gente para reprimirnos”.

Ella explicó ante las cámaras el aumento de las desapariciones y las violaciones de los derechos humanos bajo el mandato del gobernador Duarte, y la corrupción que vincula el crimen organizado con el Estado. Como un pronóstico casi sobrenatural de su propio asesinato, subrayó, “¿Cuantos periodistas han sido asesinados? Y el Estado no hace nada. ¿Cuántos estudiantes? ¿Cuántos defensores de los derechos humanos? Y, ¿cuántos activistas? Todos los que fueron asesinados, secuestrados o desaparecidos”.

Nadia no solo marchaba en las calles para el cambio social, también era un artista que utilizaba la creatividad para la justicia. Siguiendo los pasos de su madre, escribió poesía, y también produjo películas, bailaba, y conducía talleres de teatro. Éste año en la Ciudad de México, estaba organizando un festival internacional de cine y produciendo para el Festival Internacional de 4 × 4. Un compañero de Nadia, Julián Ramírez, también defensor de los derechos humanos, dijo que le encantaba su trabajo y los nuevos desafíos.

La web de Injusticia

El 01 de julio, poco más de un mes antes de la multi-homicidio que reclamaría la vida de Nadia, Gobernador Duarte al hablar con los periodistas en el Día de la Libertad de Expresión en Veracruz instruyó, o tal vez amenazo a los periodistas a “portarse bien”. “Vamos a sacudir el árbol”, advirtió, “y muchas manzanas podridas van a caer.”

En la tarde del 31 de julio 2015 Nadia junto con Yesenia Quiroz, una estudiante de la escuela de belleza.; Mile Virginia Martín, un modelo y una estilista de Colombia; Alejandra Negrete, empleada doméstica de 40 años de edad y madre de tres hijos; y fotoperiodista Rubén Espinosa Bonilla fueron asesinados estilo ejecución en su departamento en Colonia Narvarte.

A pesar de ser un caso de alto perfil, los detalles de lo sucedido son desconocidos y la investigación ha estimulado versiones contradictorias y desinformación. Incluso existe la especulación de que el Departamento de Justicia de la Ciudad de México (PGJDF) filtró (des)información sobre el caso.

Lo que se sabe y es confirmado por funcionarios de la Ciudad de México, es que no había signos de lucha, y que las cinco víctimas recibieron disparos en la cabeza por una pistola de 9 milímetros. Una vecina, Esbeidi N., declaró que cuando ella se fue a trabajar a las 8 am ese viernes vio llegar a Alejandra. Cuando llegó a casa del trabajo, la puerta estaba abierta y se encontró con sus amigos en el interior, asesinados.

SinEmbargo publicó un artículo basado en una entrevista con un amigo de Rubén que mostró que Rubén había enviado un mensaje de texto a su amigo a las 14:13 hrs. La cuenta oficial actual de la PGJDF de las atrocidades es que tres sospechosos—Daniel Pacheco Gutiérrez, José Abraham Torres Tranquilino y César Omar Martínez Zendejas—estaban en el apartamento en Jul. 31 y fueron capturados en las cámaras de vídeo de la calle saliendo esa tarde. Policía de la Ciudad de México arrestó a los tres por los cargos de homicidio, cuatro feminicidios y robo.

Los periodistas, activistas de derechos humanos y familiares de las víctimas critican esta cuenta, y la falta de transparencia y rendición de cuentas en la investigación de la PGJDF. Las autoridades aún no han dado a conocer los resultados finales de la investigación.

Muchos se niegan a aceptar la tesis de que el robo fue el motivo principal, ya que tanto Nadia y Rubén enfrentan amenazas de violencia que antes del homicidio y Rubén habían sido amenazado de nuevo en la Ciudad de México. Los abogados de la familia Vera han declarado que el expediente no incluye pruebas de un robo.

Por otra parte, los testimonios de los sospechosos están en conflicto entre sí, y a mitad de la investigación, el fiscal Rodolfio Ríos anunció que la PGJDF había alterado el cronograma que había anteriormente formado la hipótesis del crimen. En noviembre de 2015, Pérez, la madre de Nadia, escribió una carta abierta al gobierno y a la PGJDF criticando la investigación incompleta. En la carta se le preguntó por qué las autoridades no habían podido entrevistar a todos los vecinos y amigos, por qué la escena del crimen fue manipulado, por qué la información se filtró a la prensa, entre otras preocupaciones.

Cuentas han cambiado de una declaración del gobierno a la siguiente, y la prensa ha presentado una desconcertante variedad de “hechos” contradictorias. Es casi imposible saber en qué confiar. Inicialmente, el fiscal Rodolfo Ríos anunció que las víctimas conocían los asesinos, pero esto ha sido cuestionado desde entonces. En los primeros informes, los medios de comunicación afirmaron que vecinos oyeron una fiesta ruidosa toda la noche y en la mañana del viernes.

Información “filtrada” trató de difamar a las víctimas. Este esfuerzo tuvo un claro sesgo de género en contra de las mujeres víctimas, alegando que las mujeres participaron en drogas y prostitución, como si nada de eso habría justificar su brutal asesinato. La criminalización de las víctimas—culpándolos de sus propios asesinatos—a menudo es una táctica aprobada por el estado en el mundo de la impunidad y la injusticia. Nadia, Yesenia, Mile y Alejandra continuaron sufriendo persecución y injusticia, incluso en la muerte.

Más tarde se convertiría en claro que los vecinos no oyeron nada, ni siquiera disparos. Esto ha llevado a muchos a creer que el arma fue utilizada con un silenciador, pero la PGJDF ha negado esto. La PGJDF confirmó que el arma nunca fue utilizado en otros delitos, lo que lleva a muchos a creer que fue comprado específicamente para este multi-homicidio.

Otra confusión extraña es si las víctimas fueron torturadas y las mujeres agredidas sexualmente antes de los asesinatos.

Sin embargo, otra inconsistencia en el caso es la verosimilitud de que había más de tres sospechosos o asesinos. David Peña, miembro del Grupo de Acción para los Derechos Humanos y la Justicia Social y representante de la familia Vera, afirma que el ADN que se encontró en el departamento no coincide con ninguno de los tres sospechosos bajo custodia. Ayudas legales involucrados en el caso han informado de que Pacheco Gutiérrez y Torres Tranquilino testificaron que otras personas y vehículos estuvieron involucrados. También hay ADN que no coincide en el coche y apartamento. Filmación de las cámaras de la calle parece apoyar esta afirmación.

Como resultado de la investigación caótica, en noviembre 5 ayudantes legales presentaron una petición de amparo con el Poder Judicial Federal en contra de la investigación dirigida por Ríos Garza. La queja oficial alegó falta de transparencia al no informarles sobre las actualizaciones del caso y los retrasos en las evaluaciones de los expertos.

A pesar de la falta de claridad y el progreso en la investigación, la PGJDF anunció a principios de noviembre que estaban cerca de cerrar el caso. El 9 de noviembre defensores de derechos humanos, periodistas, ayudantes legales, y miembros de la familia de las víctimas anunciaron una Plataforma de Acompañamiento para ayudar a guiar la investigación, y para exigir justicia y la transparencia de la PGJDF.

Sin embargo, semanas después, las autoridades aún no han presentado los resultados al público. Cuando se le pidió un comentario sobre las últimas actualizaciones del caso, la oficina de la PGJDF dijo al Programa de las Américas, “Tan pronto como tengamos actualizaciones, vamos a dejar que el público sepa.” Es preocupante que casi cinco meses más tarde, la investigación de la PGJDF no tiene avances en el caso que podría aclarar las contradicciones.

La madre de Nadia afirma en su carta abierta que, “Hemos tomado nota de que en este país, un ciudadano común como nosotros no tiene fácil acceso a la justicia”.

Preservar la memoria de Nadia y la lucha por la justicia

Después del multi-homicidio, miles en el país marcharon por las calles en nombre de las víctimas, de luto por su pérdida y exigiendo justicia.

El 5 de agosto cientos salieron en Chiapas para presentar sus respetos a Nadia. Ellos trajeron flores y leer poesía en su memoria. El padre de Nadia, Efraín Vera declaró,

Ojalá que su muerte sea un parteaguas para que la gente cambie, para que exista un poco de conciencia y para ver que hay gente que puede morir por sus ideales. Gracias a Dios, mi hija será un bastión para cambiar un poco el mundo. Las cosas buenas no se pueden acabar. Era una hermosa niña y nos la mataron. Pasará mucho tiempo para que cierre esta herida y esto va a llegar muy lejos.

La fuerza, creatividad, valentía y determinación de Nadia para crear un mundo de justicia es un ejemplo a seguir. Como Rexiste, un grupo de activistas que salieron del movimiento #YoSoy 32 declaró, “Nadia ilumina nuestra oscuridad.”

Es vital seguir el ejemplo de Nadia, para buscar justicia para ella, Yesenia, Mile, Alejandra, Rubén, y los miles de otras víctimas de violaciones de derechos humanos en México. Es importante continuar la lucha para cambiar nuestro mundo para poner fin a esta epidemia de violencia contra las mujeres, los defensores de derechos humanos y las mujeres. Las mujeres del mundo tienen el derecho a vivir una vida plena, y ser si mismas, en paz.

La madre de Nadia, Pérez lo dice mejor: “Cuando no queda casi nada, queda defender la memoria, queda no volverse insensible ante la normalización de la violencia, de esa violencia perra que algunas veces sentimos tan lejos y otras veces nos abofetea en la cara”.

En el nombre de Nadia, y las muchas otras mujeres defensoras de derechos humanos, vamos a continuar esta lucha por la justicia para poner fin a esta violencia cotidiana contra las mujeres.

Nicole Rothwell es pasante para el Programa de las Américas www.americas.org y escribe sobre los movimientos globales sociales, la educación y los derechos humanos en la región.

Ilustraciones de Sarrah Hashim

Editora: Laura Carlsen

Traducido por Nidia Bautista

No comments yet. You should be kind and add one!

The comments are closed.