El Salvador en emergencia por crisis de agua

By  |  14 / julio / 2016

Chile-dolares-Salvador-afectados-sequia_897220540_9865606_667x375Durante los últimos meses El Salvador, país más pequeño de Centro America, ha sido reconocido por la cantidad de homicidios y la violencia entre pandillas. Pero a este problema los salvadoreños suman otro: el gobierno declaró emergencia nacional porque el país entró en crisis por falta de agua.

“He autorizado al presidente de ANDA (Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados) para que declare emergencia. En los próximos días convocaré al Consejo de ministros para que se apruebe el plan hídrico elaborado luego de meses de consulta con el Ministerio de Medio Ambiente”, dijo en conferencia nacional el presidente Salvador Sánchez Cerén.

El cambio climático está pasando su factura a Centroamérica. El fenómeno El Niño, producto de este, ha provocado la peor sequía en la región centroamericana y según la Organización de las Naciones Unidas (ONU) esta afecta a 4.2 millones de familias campesinas y pobres de los países centroamericanos.

Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua, el norte de Costa Rica y Panamá, forman parte del corredor seco de Centroamérica, la zona más afectada por El Niño. Su población está formada por 41 millones de habitantes; 15 millones de estas personas no tienen acceso a agua potable y saneamiento.

La sequílla provocada por el Niño ha afectado los cultivos, impactado en la alimentación de las poblaciones más pobres de la región centroamericana y ahora sus consecuencias amenazan con agravar la escaces del agua y por ende afectar el acceso de las poblaciones a este recurso.
El problema del agua no es nuevo en el país, durante los últimos 30 años ningún gobierno tomó medidas para evitar llegar a esta crisis. El país pierde el 90% del agua que podría recolectarse de las lluvias porque el suelo no tiene la capacidad de permeabildad debido a la deforestación y la urbanización desmedida de la capital.

“La gente tiene que acostumbrarse a vivir con este crisis, es una realidad”, dijo el presidente de ANDA, Marco Fortín en una entrevista de televisión luego que el presidente declarara la emergencia.

Los datos oficiales indican que la producción de agua ha disminuido significativamente en los últimos meses y que las zonas más afectadas están en el área metropolitana de la capital, ya que ahí se concentra la mayor parte de la población. El presidente de ANDA dijo que las tuberías que abastecen a esta parte del país tienen más de 40 años sin ser cambiadas, lo que empeora aún más el problema.

La ministra de Medio Ambiente, Lina Pohl, dijo que solo el 5% del agua superficial del país está calificada como “buena” o de consumo para las personas. El resto, es decir el 95%, no puede ser consumida por sus altos niveles de contaminación.

La crisis de agua en El Salvador, un país con poco más de seis millones de habitantes, no solo se debe a la falta de inversión en planes de prevención o de reparación de las tuberías. El secretario para Asuntos de Vulnerabilidad del país, Jorge Meléndez, dijo al Programa de las Américas que la escacez de agua también se debe a que el los últimos cuatro años el país ha tenido lluvias por debajo del promedio normal, debido al fenómeno El Niño.

El problema del agua se agrava aún más porque el país no tiene una ley general de agua. El documento de ley tiene más de tres años de estar en estudio. Cuando se pensaba que iba a ser llevado a votación a principios de este año para su aprobación, los diputados lo enviaron nuevamente a estudio porque no logran ponerse de acuerdo con el contenido que se refiere a la eficiente gestión del recurso. Hasta ahora no ha sido incluido en la agenda de discusiones o estudios del parlamento.

Pese a que la crisis de agua empezó a golpear a varios países centroamericanos desde 2010, El Salvador ha sido el último en decretar la emergencia nacional por el impacto del cambio climático y la falta de agua en la capital salvadoreña.


Se empeoran condiciones de vida

 


En Guatemala el gobierno declaró emergencia nacional por la crisis de agua provocada por la sequía en 2014. El gobierno hondureño lo hizo en 2015, al igual que el gobierno de Panamá.

Para los salvadoreños la crisis de agua no es reciente. Desde hace más de un año, residentes y vecinos de varios poblados de la zona metropolitana de la capital han salido a tomarse las calles para protestar por la falta de agua.

En muchos de estos barrios populosos la factura del servicio de agua llega cada mes, pero el tiempo en el que las personas reciben agua en sus casas se reduce a dos horas por día en el mejor de los casos. En otros lugares, la gente asegura que tienen semanas sin recibir ni una gota de agua.

Vladimir Campos dijo al Programa de las Américas que en su casa, situada en la zona metropolitana de San Salvador, solo reciben agua potable durante una hora al día. “A las dos de la mañana empieza a llegar. Nosotros nos turnamos para llenar recipientes y tener para usar durante el día y a veces hay días que no cae entonces nos quedamos sin nada”, dijo.

En otras colonias, las personas no ven ni una gota de agua, pero aún deben pagar.
“No tenemos agua, ni en el día, ni en la noche y el recibo ahí llega todos los meses. Y cuando la recibimos, después de tiempo, llega tan sucia que no se puede ni usar para lavar los trastos”, dijo Lilian Andrade.

Otras personas que prefieren buscar por sus medios abastecerse de agua, aseguran que deben pagar entre uno o dos dólares por cada barril de agua. Estas personas contratan pipas que llegan a las colonias una o dos veces por semana para vender agua.

Exequiel Ezcurra, director y profesor de Ecología del Instituto para México y Estados Unidos de la Universidad de California, explicó recientemente en un simposio sobre sustentabilidad ambiental que el desabastecimineto de agua en algunas zonas de México ha propiciado la migración de personas hacia Estados Unidos.

“Ha habido un cambio profundísimo en el origen geográfico de los migrantes, y si uno les pregunta, casi siempre son razones ambientales, vinculadas con el deterioro de la calidad de vida y casi siempre vinculadas con el deterior en el abastecimiento del agua”, dijo Ezcurra.

Aunque hasta hoy no hay un estudio en El Salvador que afirme que la migración también está relacionada a la falta de acceso al agua o al deteriro ambiental, las zonas afectadas por la escasez de agua como San Bartolo, Soyapango, Apopa, poblados en el departamento de La Paz, son las mismas zonas que han tenido los más altos índices de violencia en el país.

Medidas ante la crisis

El presidente de ANDA dijo que la institución necesita al menos 259 millones de dólares para renovar todo el sistema de tuberías que abastece a la capital salvadoreña. Para aliviar la crisis el gobierno utilizará 3.5 millones de dólares para comprar y alquilar equipos de bombeo, camiones de abastecimiento de agua y perforación de pozos.

Además, el gobierno ha recomendado a las familias recolectar y manejar el agua lluvia, reparar los grifos o fugas en los hogares y mantener un plan de ahorro del agua para mantener la cantidad necesaria de agua en el hogar para las necesidades básicas.

El Ministerio de Medio Ambiente propone iniciar un proyecto que a largo plazo mejorará el abastecimiento y el acceso al agua y está basada en la descontaminación del río Alcehuate, uno de los ríos más grandes del país que está contaminado desde 1950.

El plan de Medio Ambiente contempla la construcción de dos plantas de tratamiento residual de agua y plan de concientización para los pobladores que viven en los alrededores del río y para las empresas que hasta hoy tiran sus desechos en las cuencas del Alcehuate.

“Ya hemos identificado cuáles son los tramos del río donde vierten los desechos y se contaminan las aguas. Hemos identificado que en uno de estos tramos tres empresas provocan el 70% de la contaminación”, dijo la ministra en conferencia de prensa.

La organización no gubernamental Foro del Agua, reaccionó ante las medidas anunciadas por el gobierno. De acuerdo a lo expresado en un comunicado de prensa, el Foro del Agua considera que la declaratoria de emergencia es solo un indicador de la gravedad del problema, pero considera importante que se tomen medidas de atención directa a las familias más afectadas.

“Como punto inportante se debe reanudar la discución sobre la ley de agua para su pronta aprobación. Las zonas más vulnerables y pobres del país están sufriendo las consecuencias por la crisis de agua, la sequía y la falta de un marco regulatorio que defina cómo debe ser la gestión del agua en nuestro país”, dijo Karen Ramírez, representante del Foro del Agua.

Y es que pese a que la ONU emitió una resolución que reconoce el acceso al agua como un derecho humano en 2010, El Salvador aun no ha tomado medidas para garantizar ese derecho a sus ciudadanos y mientras no se apruebe la ley general de agua, los expertos consideran que la crisis, lejos de resolverse, irá agravándose poco a poco.

No comments yet. You should be kind and add one!

The comments are closed.