Manifiesto de mujeres contra los femicidios: “No somos cuerpos para la guerra”

By  |  5 / julio / 2017

Desde el Golpe de Estado del año 2009, la violencia en Honduras se ha incrementado tanto a nivel general como a nivel de atentados y asesinatos de líderes políticos, entre los cuales el más conocido quizás sea el de Berta Cáceres, lideresa indígena, ocurrida en marzo de 2016. Es uno de los países del mundo reconocidos por fuentes nacionales internacionales como uno de los más violentos del mundo, con una tasa de 59.1 por cada cien mil habitantes en un país de 8,190, 000 de habitantes, de los cuales más del 50% son mujeres.

 Según datos del Observatorio de la violencia, los femicidios y muertes violentas de mujeres se han incrementado en los últimos años, teniendo un alza en los últimos diez años de 263.4%, con apenas una disminución del 26% entre 2014 y 2015.  Para 2016 468 mujeres fueron asesinadas de forma violenta, con un promedio de 39 asesinatos al mes, es decir más de un asesinato por día. En el 2017, de acuerdo a esta misma fuente hasta junio de 2017 se contabilizan 175 muertes violentas de mujeres y femicidios.

 Ante esta situación el movimiento de mujeres y feminista de Honduras alza su voz hacia la comunidad nacional e internacional, con el siguiente manifiesto.

Jessica Sánchez

MANIFIESTO DEL MOVIMIENTO DE MUJERES/ FEMINISTA Y DE TODAS LAS QUE DESAFIAMOS LA IMPOTENCIA Y EL DOLOR CONTRA LOS FEMICIDIOS

Nosotras, mujeres de todas las edades, habitantes de esta Honduras alzamos nuestra voz por todas las asesinadas de hoy y de hace tantos años. Si nos estás leyendo, queremos que pienses en la vida de más de 175 mujeres que han sido asesinadas en este 2017. Más de 175 torturas, más de 175 miedos y más de 175 angustias. Más de 175 mujeres atadas al horror, esperando la muerte. Queremos que pienses en esas historias, en esas vidas, en esas sonrisas, en sus miradas, las de todas y cada una. También piensa en las personas que las amaron y quienes ellas amaron, en esas que aún sufren, en las que quedaron atrás–padres, madres, hermanos, hijos e hijas que tienen que recomponer sus vidas a como dé lugar, con recuerdos dolorosos, la mayoría de las veces solos y solas.

En 10 días de junio han asesinado impunemente a 18 mujeres lo que se traduce en dos femicidios por día y han violado o abusado a tantas otras, seguro muchas más de las que nos imaginamos pues generalmente los abusos sexuales transcurren en el más absoluto silencio. Ni la Fiscalía de la Mujer, ni la Secretaría de Seguridad, ni la Agencia de Investigación Criminal, ni el Instituto Nacional de la Mujer, han dicho o hecho nada al respecto. Ojalá nuestras vidas fueran lo suficiente importantes como para interesarles a los Partidos Políticos y tuvieran como próximo eje de gobierno los derechos de las mujeres.

Nos han dicho repetidas veces que no son crímenes de alto impacto, que no vale la pena insistir porque seguro que andaban en algo, que algo debían… Por eso y mucho más, nos vemos obligadas a decir lo siguiente:

  • Declaramos que no somos cuerpos para la batalla y que no pretendemos ser el medio de sacrificio para una guerra entre patriarcas, entre asesinos. No somos cuerpo para atacar, para violar, para torturar, para el disfrute sádico masculino.
  • Declaramos que la estrategia de seguridad del Estado, no nos sirve a las mujeres, es una estrategia fallida contra la que nos rebelamos. Todas estas políticas nos han reducido a simples cosas que no merecen ni siquiera justicia, como lo ha demostrado el pobre porcentaje de femicidios resueltos de apenas un 4% de acuerdo a datos de las organizaciones de mujeres.
  • Declaramos un alto a la misoginia que consiste en la falta de respeto, el odio y el desprecio a lo femenino, en los medios de comunicación como en otros tantos lados, d pretende que es normal pasar y publicar imágenes dantescas de cuerpos femeninos asesinados y torturados para promocionar sus niveles de audiencia. No es normal acostumbrarnos al horror, debemos desafiarlo, enfrentarlo, pedirle cuentas y exigir respeto a nuestros cuerpo tanto en vida como en la muerte, respeto que todo ser humano debería tener.
  • Declaramos que todas somos Irma Quintero de 21 años y Dunia Xiomara Reyes de 34 años, asesinadas y descuartizadas en Choloma. todas somos Rebeca Abigail Torres de 15 años, estudiante del Instituto Central, secuestrada y muerta a pedradas. Todas somos Jessica Isabel Lemus y Wendy Patricia, asesinadas en La Ceiba. Todas somos Martha Lidia Gómez de 42 años mujer lenca, agredida sexualmente y torturada hasta el punto de la incineración en San Juan, Intibucá. Todas somos Dinora Francisca Ayala de 24 años, abatida a tiros en la frontera de Corinto. Todas somos las dos mujeres desconocidas de 15 y 35 años respectivamente aparecidas en domingo envueltas en tela de costal. Todas somos Yareni Hernández de 22 años a quien su pareja privó de la vida para luego suicidarse. Todas somos Digna Santos de 50 años, asesinada en Trujillo, Colón. Y estos nombres son apenas los que se han reportado en la última quincena de junio del presente año.
  • Declaramos que la impunidad legal ante los femicidios se refuerza en la falta de aplicación de esta figura por parte de jueces, fiscales y operadores de justicia. Rechazamos la figura de femicidio propuesta ante el Nuevo Código Penal propuesta por el consultor español Javier Alvárez, porque atenta contra el marco nacional e internacional y es un claro retroceso a los derechos de las mujeres, lo que generaría más impunidad.
  • Declaramos que todas somos las estudiantes abusadas del Instituto Central y de todos los colegios donde estos actos transcurren ante la vista y paciencia de autoridades, vecinos, familias, la comunidad misma.
  • Declaramos hoy más que nunca que estamos en rebeldía y no dejaremos que se postergue más la lucha contra la violencia hacia las mujeres, encerrándonos en un enfoque inclusivo o en una ideología de género.
  • Demandamos a cada mujer que nos lee y cada persona que las ama, que luchen por sus vidas en sus casas, en las calles, en sus puertas, en sus cuartos. Peleemos si es necesario, huyamos de la muerte si es posible.
  • Porque todas somos este cuerpo enorme que forjamos con nuestro sudor, con nuestros gritos al parir, con nuestro silencio al ser abusadas, con nuestra voz que se rebela ante los insultos o los golpes. Todas tenemos la capacidad de la risa y la esperanza. Todas somos Honduras, todas debemos estar en guerra ante la muerte. Vestidas o desnudas, somos matria y contamos con vos, en cada ciudad, en cada pueblo, en cada aldea, en cada pedacito de tierra, para hacer de este un clamor inmenso que pase nuestras fronteras y que este llegue al mundo entero. Atrevámonos a desafiar la impotencia y el dolor para que este no nos inmovilice, ni nos detenga.
  • Digamos ¡Basta!, Digamos ¡estamos hartas!

Aspiramos que esta lucha sea de todas. Y te esperamos…

TRIBUNA DE MUJERES CONTRA LOS FEMICIDIOS

MOVIMIENTO DE MUJERES POR LA PAZ VISITACION PADILLA

CENTRO DE ESTUDIOS DE LA MUJER-HONDURAS (CEM-H)

GRUPO SOCIEDAD CIVIL

ASOCIACIÓN DE MUJERES DEFENSORAS DE LA VIDA (AMDV)

ORGANIZACIÓN INTIBUCANA DE MUJERES LAS HORMIGAS

ASOCIACIÓN CALIDAD DE VIDA

COIPRODEN

ECUMENICAS POR EL DERECHO A DECIDIR

COLECTIVA MATRIA

UDIMUF

RED DE MUJERES JÓVENES DE CORTES

CENTRO DE DERECHOS DE MUJERES (CDM)

FEMINISTAS EN RESISTENCIA

MUJERES ARTISTAS Y PERIODISTAS

MUJERES ESCRITORAS

MUJERES Y FEMINISTAS INDEPENDIENTES

MUJERES TODAS Y VOS…

Dado en las ciudades de La Ceiba, Tegucigalpa, San Pedro Sula, Copán, Cortés, Intibucá, Santa Bárbara y Gracias, a los 28 días del mes de junio, cuando se cumplen 8 años del Golpe de Estado en Honduras.

No comments yet. You should be kind and add one!

The comments are closed.