Una marcha sombría conmemora el aniversario de Ayotzinapa en la Ciudad de México

By  |  27 / septiembre / 2017

El martes marcó tres años desde que comenzó la búsqueda de los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, Guerrero. Mientras tanto, decenas de familias cumplieron una semana buscando a sus seres queridos atrapados en edificios derrumbados después del terremoto del 19 de septiembre.

En una marcha silenciosa desde el Ángel de la Independencia hasta el “Anti-Monumento” en la intersección de Reforma y Bucareli, las familias de Ayotzinapa enviaron un mensaje de solidaridad a las víctimas del terremoto.
María Elena Guerrero, madre del desaparecido estudiante Giovani Galindo, habló a la multitud en el Anti-Monumento erigido a los estudiantes de Ayotzinapa.

“Estamos unidos en su dolor”, dijo, refiriéndose a las familias de las víctimas del terremoto. “Necesitamos unirnos para que podamos eliminar los escombros de la injusticia”.
Tres años después de la desaparición forzada de los estudiantes y el asesinato de otros seis, el gobierno mexicano aún no ha rendido cuentas del paradero de los estudiantes. La policía municipal, estatal y federal, junto con soldados, participó en los asesinatos y desapariciones en la noche del 26 de septiembre de 2014 en Iguala, Guerrero.
Ayotzinapa ha sido el más prominente de muchos casos en los últimos años, incluyendo Tlatlaya y San Fernando, donde la policía o el ejército participaron en la desaparición o asesinato de civiles.

Tres años después, el gobierno se aferró a su “verdad histórica”, alegando que los estudiantes fueron quemados hasta la muerte en el vertedero de Cocula. Sin embargo, dos informes exhaustivos del Grupo Internacional de Expertos Independientes (GIEI) refutaron esta teoría.
El Programa de las Américas habló con varios manifestantes que vieron un vínculo directo entre los esfuerzos de la sociedad para recuperarse del terremoto y la lucha en curso por la justicia en el caso de Ayotzinapa. “Los momentos políticos van y vienen”, dijo el asistente Miguel Ángel Salazar. “El gasolinazo, el terremoto, pasa el tiempo y se olvida el tema. No se trata sólo de asistir a una marcha, sino de cambiar todo el funcionamiento del sistema “. Salazar piensa que vivir el terremoto y formar parte de la respuesta de los ciudadanos ha cambiado las actitudes de algunas personas. “El terremoto movió las conciencias, no sólo la tierra”, dijo.
Priscilla, de 30 años, dijo que había asistido a una marcha Ayotzinapa antes, y que el caso seguía siendo relevante para México. “Una tragedia no nos hace olvidar otra”, dijo, refiriéndose al terremoto de la semana anterior. “Simplemente lo hace más doloroso.” Dijo que los esfuerzos voluntarios para salvar a los sobrevivientes del terremoto le dieron esperanza. “Espero que la energía que hemos visto estos últimos días continúe, y que la gente siga movilizándose. Nosotros los ciudadanos tenemos la capacidad de tomar el poder “, agregó.
Contingentes de las principales universidades, sindicatos y organizaciones populares llenaron Reforma, bloqueando el tráfico de la tarde. Otros manifestantes llevaban pancartas con las caras de algunos de los miles de desaparecidos mexicanos.
El ambiente era sombrío, ya que los residentes de la Ciudad de México, muchos vestidos de negro, se encontraron con amigos y colegas que no habían visto desde el terremoto.

El canto típico estaba ausente mientras la multitud marchaba hacia Reforma.

También asistieron a la marcha miembros de la brigada de rescate de los Hermanos en el Camino en Ixtepec, Oaxaca. Noé Vásquez, de Tegucigalpa, Honduras, dijo que había estado trabajando en los esfuerzos de ayuda después del terremoto. Se unieron a la marcha porque, “los estudiantes desaparecidos eran seres humanos como nosotros, estamos aquí para apoyar a sus familias”.
En el Anti-Monumento, Cristina Bautista Salvador, madre de Benjamín Ascencio Bautista, leyó una declaración en la que se esbozaban las continuas demandas de los estudiantes de Ayotzinapa y las familias. La declaración identificó cuatro líneas de investigación que el gobierno no ha explorado adecuadamente. Primero, las familias exigen clarificar la participación del ejército en la noche del 26 de septiembre. Segundo, el papel de la policía municipal de Huitzuco, Guerrero. En tercer lugar, el contenido de los teléfonos celulares pertenecientes a los normistas que permanecieron activos después de la medianoche del día 25. Por último, las familias exigen una investigación sobre el posible motivo de que el ataque haya sido por un cargamento de droga escondido en el quinto autobús capturado por los estudiantes.
Las familias dijeron que una movilización nacional será suspendida por el momento, por respeto a las víctimas del terremoto. El apoyo de Ayotzinapa a las víctimas del terremoto también ha sido material, ya que la escuela envió a 150 miembros de la asociación estudiantil a Morelos y Puebla.
A medida que los escombros sean despejados, y el rol de la corrupción gubernamental en el terremoto del 19 de septiembre esté expuesto, las lecciones de Ayotzinapa resonarán con aquellas de las víctimas del terremoto. La búsqueda incansable de los Normalistas ahora refleja los esfuerzos de las familias para encontrar a sus seres queridos que estaban atrapados en hogares, fábricas y escuelas que no cumplían con los códigos de construcción.
Emiliano Navarrete, padre de Normalista José Ángel Navarrete, dijo que después de tres años buscando a sus hijos en vano, “puedo decir con total claridad, que es la gente la que tendrá que salvar a la gente”.

Martha Pskowski es una periodista independiente en la Ciudad de México y miembro del colectivo del Programa de las Américas del CIP.

Traducción al español: Elena Duran

Fotografías: Clayton Conn

No comments yet. You should be kind and add one!

The comments are closed.