En la frontera, los pequeños agricultores enfrentan grandes problemas de migración, cambio climático y política alimentaria

By  |  21 / noviembre / 2017

Ciudad Juárez en la frontera entre Chihuahua y Texas, ha sido históricamente un nexo de migración y flujos de capital global. Ahora que la presidencia de Donald Trump revivió los debates internacionales sobre ambos, la organización internacional de pequeños agricultores, Vía Campesina, se reunió en todo el mundo a principios de noviembre para examinar las conexiones entre el trabajo con salarios bajos, la migración y el medio ambiente.

Las universidades locales también copatrocinaron eventos que llevaron a la comunidad mexicana junto con agricultores e investigadores de Haití, Nicaragua, Italia, España, Canadá, Colombia, Argentina, México y los Estados Unidos en la V Reunión sobre Migraciones y Trabajo Salarial. Activistas agrícolas de todo el mundo examinaron el estado de los derechos de los migrantes, la justicia climática, la seguridad alimentaria y el libre comercio, entre otros temas.

Juárez fue el lugar de elección para que Vía Campesina se reuniera. En las orillas de esta ciudad de alrededor de 1,4 millones de personas, los camiones de las carreteras y autopistas de libre comercio cargan con productos producidos para la exportación en más de 300 fábricas de bajos salarios. Los migrantes constituyen un sector importante de la población.

Creciendo entre el viento y el polvo del Desierto de Chihuahua, Juárez y las ciudades vecinas de El Paso, Texas, y Sunland Park, Nuevo México, también se encuentran entre los lugares más vulnerables del mundo al cambio climático inducido por el hombre. Largas sequías intercaladas con breves pero intensas lluvias han producido escasez de agua, inundaciones y estragos ambientales en los últimos años.

Los pequeños agricultores son particularmente sensibles a los efectos del cambio climático. “El cambio climático tiene muchas consecuencias. Hay mucha sequía, la producción agrícola ha disminuido. Los huracanes han causado mucho daño, y hay muchas víctimas”, dijo Juslene Tyresias, representante haitiana de Vía Campesina. “Todas las naciones del mundo deberían continuar defendiendo el medio ambiente. Es la vida del mundo “.

 

Los derechos de los migrantes

Ciudad Juárez ejemplifica las contradicciones de la política migratoria de los EE.UU. A pesar de las conexiones históricas que unen a Juárez con sus vecinos de EE. UU., tramos de vallas fronterizas construidas durante las administraciones de Bush y Obama y que ahora continúan bajo la de Trump que divide las comunidades y vistas oscuras de un país a otro. En protesta, al final de su reunión de cuatro días, los activistas abordaron autobuses y se dirigieron al barrio de Anapra, en el noroeste de Juárez, en la frontera con Nuevo México. Allí realizaron una manifestación contra el muro de EE UU y planean ampliarlo.

El fortalecimiento de las luchas de los migrantes de todos los países ocupaba un lugar destacado en la agenda de Juárez. María José Urbina, representante nicaragüense de Vía Campesina, dijo que la conferencia internacional en México era importante debido a la violencia bien documentada y sistemática que sufren los migrantes centroamericanos en su viaje a través de México hacia los Estados Unidos. Urbina hizo un llamamiento a los gobiernos para hacer cumplir los acuerdos migratorios y laborales existentes, como la Organización Internacional del Trabajo, que aparentemente protegen a los trabajadores migrantes, e instó a la convocatoria de una cumbre mundial más amplia sobre la cuestión de la migración.

“Los inmigrantes revelan un problema mundial. No se trata solo de tener un trabajo, sino de tener uno con un salario digno “, dijo Elizabeth Flores, abogada laboral de Juárez, ex directora de la oficina de defensa Pastoral Obrera de la Diócesis Católica Romana local. “Tenemos que luchar por salarios dignos para que las personas no migren”.

Flores agregó que muchos migrantes que llegan a Juárez terminan viviendo en “condiciones precarias”. La ciudad no tiene suficientes viviendas, escuelas ni la infraestructura adecuada.

“Esta ciudad tiene un problema con la migración, pero también es una ciudad que se reúne para hablar sobre nuestros problemas”, consideró el líder de la UTAF y co-coordinador de Via Campesina en América del Norte, Carlos Marentes.

Anthony Pahnke, vicepresidente de Family Farm Defenders, con sede en Wisconsin, habló sobre las coaliciones emergentes en el medio oeste de Estados Unidos que reúnen a productores agrícolas, trabajadores inmigrantes y personas de fe. Citó el respaldo de su grupo a la masiva protesta de “Un día sin latinos e inmigrantes” en Wisconsin organizada por el grupo de defensa pro-inmigrante Voces de la Frontera, y el creciente apoyo para el nuevo movimiento santuario que defiende a los inmigrantes amenazados con la deportación.

“La gente ve conexiones entre diferentes problemas. Hay mucha comprensión en las áreas rurales y activismo en las iglesias “, dijo Pahnke. De particular preocupación para Pahnke y otros en el Medio Oeste son las detenciones de inmigrantes sigilosas llevadas a cabo tanto por la policía local como por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE. UU (ICE por sus siglas en inglés) de forma gradual pero constante. “Las personas están siendo arrestadas poco a poco, en Wisconsin y en otros lugares”, agregó.

Marentes declaró que la reunión de Juárez identificó la necesidad de cambiar el debate sobre inmigración del tema limitado de la reforma legal a una discusión más profunda sobre las actitudes y estructuras sociales cambiantes. Los activistas planean hacerlo al trabajar primero a través de las muchas organizaciones que forman Vía Campesina, dijo.

“Podemos destruir a Trump, pero una parte de la sociedad lo eligió. Tenemos que convencer a la sociedad. Tenemos que cambiar la sociedad. Podría haber una reforma migratoria, pero no cambia el carácter racista de las instituciones”, dijo Marentes.

El veterano activista rural y campesino denunció los obstáculos diplomáticos que impedían que algunas personas asistieran a la reunión de Juárez. Él contó que un activista salvadoreño fue sometido a una onerosa petición de registro por parte del embajador mexicano en El Salvador, y los tunecinos no pudieron asistir debido a las limitadas relaciones diplomáticas de México con su país. De conformidad con las políticas restrictivas de inmigración de Estados Unidos, el gobierno federal mexicano está erigiendo “filtros de migración” y “haciendo el trabajo sucio de Trump”, afirmó Marentes.

 

Haitianos varados en México

El escenario en la frontera entre Estados Unidos y México levantó el drama casi olvidado de miles de haitianos varados en el lado mexicano. Wilner Metelus, presidente del Comité de Ciudadanos en Defensa de los Naturalizados y Afromexicanos, con sede en Ciudad de México, estima que alrededor de 5.300 haitianos están atrapados en el limbo entre las ciudades de Tijuana y Mexicali, los restos de más de 20.000 que comenzaron a cruzar la frontera sur de México el año pasado en camino a los Estados Unidos.

La mayoría son refugiados del terremoto de 2010 que devastó a su nación caribeña que emigró primero a Brasil y otros países sudamericanos donde el trabajo era abundante en ese momento. Metelus explicó que la política inicial de puertas abiertas del gobierno suramericano no solo fue una respuesta humanitaria, sino también un gesto de solidaridad política que se remonta al estatus de Haití en 1804 como la primera nación en América Latina y el Caribe en lograr la independencia del régimen colonial europeo. Después de deshacerse de la esclavitud, Haití rápidamente prestó su apoyo al movimiento de independencia sudamericano encabezado por Simón Bolívar.

“Es por eso que los gobiernos decidieron recibir a los haitianos”, dijo Metelus. “Era el momento “. Pero cuando el trabajo se acabó especialmente en Brasil, donde los Estados Unidos se embarcaron en una recesión, los haitianos se embarcaron en otro viaje a través de múltiples países hacia la frontera México-Estados Unidos, donde intentaron obtener asilo en los Estados Unidos.

Aunque el gobierno mexicano otorgó a los refugiados visas temporales en la frontera sur, las agencias locales con escasos recursos lucharon por acomodar a los haitianos en Baja California, ya que miles de personas abrieron refugios para migrantes el año pasado. Más tarde, los haitianos fueron expulsados en gran medida de los refugios después de que las autoridades afirmaron que necesitaban el espacio para albergar una esperada ola de deportados mexicanos de los EE UU, según Metelus.

Los haitianos dejaron de llegar en grandes cantidades después de que el gobierno de Obama anunciara que estaba cancelando las visas humanitarias como parte de una “estrategia” electoral en las semanas previas a las elecciones de noviembre, y las noticias de las deportaciones de Estados Unidos aumentaron, continuó Metelus.

La esperanza disminuyó con la elección de Donald Trump. “Cuando Trump ganó, fue un duro golpe para los haitianos”, dijo. Se espera que la administración de Trump tome pronto una decisión sobre si continuar con el Estatus de Protección Temporal otorgado a los haitianos en los Estados Unidos después del terremoto de 2010.

De los haitianos que permanecen en Baja California, 1.800 de ellos tienen visas humanitarias expedidas por México, mientras que más de 3.400 no lo tienen, calculó Metelus. Para sobrevivir, algunos trabajan largas horas sin acceso a servicios de salud en fábricas o restaurantes de exportación fronteriza o en las calles lavando parabrisas de autos. Otros reciben apoyo financiero de parientes que viven en los Estados Unidos.

Metelus está preocupado por el peligro de que jóvenes haitianos abandonados caigan en las garras del crimen organizado. Exigió que el gobierno mexicano respete las normas internacionales del trabajo, conceda visados humanitarios a más haitianos y establezca una oficina en Baja California de la Comisión Mexicana para los Refugiados.

 

Defendiendo la Granja Familiar

Para Vía Campesina, la seguridad alimentaria, la soberanía alimentaria, la agricultura ecológica y las granjas familiares sostenibles son pilares indispensables de una economía sana.

“No hay políticas para garantizar la seguridad alimentaria. Este es un concepto que Via Campesina desarrolló en su Segundo Congreso en México “, dijo Jaime Castillo Ulloa, quien representó a la Unión Nacional de Organizaciones Autónomas Regionales de Agricultores Pequeños (Unorca) en Juárez, conformada por agricultores mexicanos en 24 estados.

“(El gobierno) tiene que reorientar sus políticas para satisfacer a la población. No estamos en contra de la exportación. Favorecemos el libre intercambio de productos, pero no acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) “, dijo Castillo.

El defensor rural mexicano argumentó que la agricultura debería ser excluida de los acuerdos de libre comercio porque los factores de producción, como las condiciones del suelo y el clima, diferencian el cultivo de alimentos del montaje de televisores, automóviles u otros productos y porque el suministro de alimentos es estratégico para cualquier sociedad.

Según Pahnke, Family Farm Defenders no ha asumido una posición formal sobre la renegociación del TLCAN, pero los miembros que incluyen productores lecheros instan a la inclusión de inmigración en cualquier nuevo acuerdo, una disposición que fue excluida explícitamente del acuerdo trinacional original cuando se negoció hace un cuarto de siglo. Pahnke sostuvo que la transparencia es un gran problema con acuerdos comerciales como la Alianza Trans Pacífico y el TLCAN.

“Creo que hay algo de confusión sobre lo que podría pasar, qué tanto es palabrería contra la acción real”, dijo Pahnke sobre las nefastas renegociaciones del TLCAN en curso.

Al defender la migración como un hecho de la historia humana que se remonta a miles de años, Castillo condenó los muros fronterizos, apoyó la libre circulación de los pueblos y advirtió contra la migración forzada. “La inmigración continuará, pero no queremos que continúe por hambre”, dijo.

 

Más allá de Juárez

Vía Campesina ha expresado estos temas en varios foros internacionales este mes. Sus activistas asistieron a la Cumbre del Clima Popular en Alemania del 3 al 7 de noviembre, celebrada como una reunión alternativa a las conversaciones sobre el clima de la COP23 en Bonn. Allí, Via Campesina participó en la ocupación masiva de una mina de carbón alemana, formuló estrategias con otros movimientos sociales sobre alternativas al capitalismo y la crisis climática, abogó por la “agroecología campesina” y arremetió contra los esquemas de mitigación del cambio climático ganando terreno en algunos sectores.

“Llamamos (los planes de mitigación del cambio climático) falsos porque estas propuestas no producen un cambio real sino que refuerzan las ganancias corporativas”, afirmó Fanny Metrat, representante de la organización campesina campesina francesa Confederación Paysanne, en un comunicado de prensa de Via Campesina.

“Los mercados de carbono, la geoingeniería, la llamada agricultura climáticamente inteligente están siendo promovidos por las mismas personas que también están promoviendo la producción ganadera intensiva en emisiones y una agricultura industrial basada en la exportación que requiere cantidades masivas de combustibles fósiles. Es una gran contradicción”.

En Alemania, un joven organizador y activista de la Organización de Agroecología Boricua de Puerto Rico, Jesús Vázquez, describió la tragedia de Puerto Rico, golpeada por más de un siglo de colonialismo estadounidense, emigración masiva y el catastrófico huracán María. Vázquez enfatizó la resistencia de los pequeños agricultores.

“En el contexto de estos huracanes, hemos sido testigos de que las prácticas agroecológicas son más resistentes a los fenómenos meteorológicos extremos. Brindan resiliencia “, dijo Vázquez en un comunicado de prensa de Vía Campesina.

“Muchas hortalizas de raíz han superado el desastre. Muchos campesinos y agricultores ya están de regreso en el campo plantando y cultivando a pesar de que el Secretario de Agricultura dice que la agricultura está completamente devastada en toda la isla. Estamos aquí para recordarles a los gobiernos que el cambio debe ser sistémico”.

 

Respuestas globales

En el otro lado del globo, Via Campesina se unió a los aliados de Filipinas, Indonesia y Tailandia para una reunión de Manila el 11 de noviembre antes de la cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN). Los agricultores que marcharon apoyaron la seguridad alimentaria, mientras se oponían a los planes de la ASEAN para los acuerdos de libre comercio.

“El acaparamiento de tierras y los cambios en el uso de la tierra se han convertido en fenómenos normales en el campo. Estamos perdiendo nuestras tierras debido a la minería, las zonas económicas especiales, el turismo y las propiedades inmobiliarias. Nuestros derechos son violados de manera continua y sistemática”, dijo Mohammed Ikhwan de Serikat Petani, Indonesia, en una declaración de Via Campesina.

La organización internacional pidió a los líderes de ASEAN adoptar la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los campesinos y otras personas que trabajan en las zonas rurales, un texto que reconoce los derechos de los pequeños agricultores como derechos humanos pero no ha sido adoptado por los estados miembros de la ASEAN.

Sin dejar de funcionar, Vía Campesina ahora se está movilizando para la cumbre de otras personas y coincidirá con la reunión de la Organización Mundial del Comercio (OMC) el próximo mes en Buenos Aires, Argentina.

“A pesar de las engañosas declaraciones proteccionistas provenientes de Washington y Londres, la OMC se reunirá de nuevo para intentar imponer los intereses del capital a costa del planeta Tierra, de las aspiraciones democráticas de los pueblos del mundo y de la vida misma”, dijo Vía Campesina en un llamado a la acción. La organización subrayó que un estudio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) informó en 2013 que el 70% de las personas que consumen alimentos en el mundo provienen de pequeños agricultores.

“Denunciaremos a la OMC como la organización criminal que es y elevaremos nuestra bandera de soberanía alimentaria. Denunciaremos a todos los gobiernos que, después de haber entendido que la OMC se ha debilitado, recurrieron a mega acuerdos de libre comercio bilaterales y regionales que amenazan con aniquilar nuestros sistemas alimentarios, tal como lo ha hecho la OMC en las últimas dos décadas “.

No comments yet. You should be kind and add one!

The comments are closed.