La fabricación de una crisis de frontera – Por Kent Paterson

By  |  15 / junio / 2010

This post is also available in: Inglés

A diferencia de los estados fronterizos de México, donde la violencia provocada por el narcotráfico ha ido en alza, las tasas de delincuencia en los estados fronterizos de EE.UU. con México han ido disminuyendo durante los últimos años. El Paso y San Diego están clasificados entre las ciudades más seguras en los Estados Unidos. Desde 9-11, no se ha detectado ningún terrorista que cruce México. Incluso las detenciones de inmigrantes clandestinos han bajado, según informes de medios de comunicación, hasta el 90 por ciento solamente en el corredor de Nuevo México.

“Si nos fijamos en los hechos, la frontera es más segura que nunca”, fue el titulo de un artículo recientemente publicado por el Secretario de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.

Así que ¿cuál sería la próxima iniciativa de la administración Obama sobre la frontera?

Llame a la Guardia Nacional y arroje otros $ 500 millones a la “seguridad fronteriza”.

Para el observador casual, esta política parecería curiosa por decir lo menos, sobre todo en un momento en que los estados fronterizos están despidiendo a trabajadores del sector público o recortan sus salarios, recortan los servicios sociales, cierran los parques, y  aumentan las matrículas universitarias.

Pero en un año electoral clave, Estados Unidos y/o política de la frontera con México son cada vez más impulsados por una combinación tóxica de histeria-montada, al estilo antiguo, y  una pura xenofobia y simple oportunismo político, de acuerdo con los principales activistas y analistas de la comunidad fronteriza.

“Aquí no hay. Pasa todo lo contrario”, dijo Andrea Guerrero de la oficina de  American Civil Liberties Union en San Diego. “No hay aumento de la delincuencia o flujos de inmigración que pudieran justificar la acumulación de tropas en la frontera.”

Aunque los rumores se habían centrado alrededor de la comunidad de defensa de inmigrantes desde que la Casa Blanca estaba considerando otro despliegue de la Guardia Nacional, el anuncio presidencial del 26 de mayo sobre el envío de 1.200 soldados a la frontera con México, llegó sólo después de que el tema de la inmigración volvió al centro de la política de EE.UU. y ha alcanzado dimensiones críticas.

Disfrutando de un día de campo después de que el asesinato del ranchero de Arizona Robert Kenz aún no había sido resuelto, el bando anti-inmigrante y los políticos que lo apoyan, como el senador de Arizona John McCain, exigió el envío de miles de tropas a la frontera, supuestamente fuera de control.

La decisión de Obama de enviar a la Guardia Nacional constituye una “capitulación hacia la política de derecha hasta el extremo”, dijo Pedro Ríos, director del American Friends Service Committee, un programa de la frontera México-Estados Unidos en San Diego. Según Ríos, un funcionario de la Casa Blanca en una reciente reunión advirtió a defensores de los inmigrantes de estar “preparados para un duro y largo verano.”

“Es desafortunado que la frontera se ha convertido en un peón de un juego político”, añadió Guerrero.

Si la intención de la Casa Blanca fue mostrarse dura en relación a la seguridad fronteriza para ganar el apoyo republicano de la reforma migratoria, sin tener un quid pro quo, la apuesta política ha fracasado miserablemente. Como era de esperar, no existe una legislación de reforma migratoria materializada aún cuando las políticas de seguridad absurdamente caras y peligrosas avanzan a un ritmo sin precedentes.

Lejos del sentido común comercial

“Esto es una manera realmente estúpida de hacer un compromiso”, dijo el Dr. Tim Dunn, profesor asociado de sociología en la Universidad de Salisbury, Maryland y experto en la  política de seguridad fronteriza de los EE.UU. “Por lo tanto, usted no tiene ninguna influencia. Es una estupidez política en realidad. ”

Entrevistado en NPR latina de EE.UU., la antigua directora del Consejo Nacional de La Raza y actual diputada de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, negó que una cuestión política haya sido el principal motivador para llamar a la Guardia Nacional. Reiterando la posición del presidente, Muñoz insistió en que el enfoque del despliegue de la Guardia sería detener el tráfico de drogas y los envíos de dinero en efectivo, no los inmigrantes.

“Nuestro trabajo en la frontera no es cerrar acuerdos políticos”, dijo Muñoz, y agregó que también Obama estaba frustrado con el ritmo de la reforma migratoria.

“Si se tratara de una cuestión de (voluntad presidencial) por sí sola, ya habríamos finalizado”, afirmó.

Los líderes demócratas se alinearon detrás de la decisión de la Guardia Nacional de Obama, incluyendo los partidarios de la reforma migratoria como los senadores de Nueva México Jeff Bingaman y Tom Udall.

La congresista demócrata de Arizona, Gabrielle Giffords se mostro casi alegre. “Sabemos que los arizonenses creen que más soldados sobre el terreno significa una frontera más segura”, dijo Giffords en un comunicado. “Washington ha escuchado nuestro mensaje.”

Usando el mismo martillo acusador levantado por McCain sobre la frontera, la legisladora de Arizona prometió insistir a los senadores republicanos estatales en  acelerar la entrega de los fondos de seguridad fronteriza a través del financiamiento complementario de Afganistán e Iraq, que implica miles de  millones en préstamos.

Objetivamente, muchos demócratas se encuentran ahora en el mismo lado de la valla de la frontera de seguridad como los grupos restriccionistas tales como Americans for Legal Immigration PAC (AILPAC), que en marzo exigieron la presencia de la Guardia Nacional en la frontera. “La guerra en México ya está sobre los Estados Unidos”, dijo William Gheen, el portavoz de la organización.

Conscientemente o no, arrastrar a la Guardia Nacional y pagarla de un presupuesto de guerra inflado, refuerza un ambiente xenofóbico envuelto en la retórica anti-inmigrante que está creciendo agudamente día tras día mientras racistas y restriccionistas emplean un lenguaje incendiario salpicado de palabras como “invasión” y “guerra”.

Tomando el micrófono del progresivo y popular Ed Schultz,  anfitrión del  programa de radio  “Trabajadores de América del Ayuntamiento” en Madison, Wisconsin, un hombre arremetió contra las “banderas extranjeras” en el país y amenazo con matar de hambre a los inmigrantes que “toman nuestro país”. De forma ligeramente más directa, los correos electrónicos que circulan en los informes de Arizona exhortan a los lectores a recuperar el estado de “los mexicanos”.

Pocos recuerdan que fue Estados Unidos quien quito Arizona a los mexicanos  en el primer lugar.

Los costos de la militarización

No es nueva la política de envío de la Guardia Nacional y otras tropas a la frontera entre Estados Unidos y México. El estudioso de la frontera, Dunn, tomó nota de una militarización de la región desde 1990 hasta 1997, pero dijo que la tendencia se demoro después de la muerte a tiros del pastor de cabras, Ezequiel Hernández Jr., por marines de EE.UU en 1997.

El incidente, que provocó una demanda importante, ha minado de manera temporal el entusiasmo del Pentágono para el servicio de fronteras, según Dunn. Autor de artículos y libros sobre militarización de la frontera, Dunn ha seguido de cerca el despliegue de 6.000 efectivos de la Guardia Nacional entre 2006-2008 durante la administración de la Operación Jumpstart de Bush.

Dunn dijo que no tenía documentación de ningún tipo de abuso, como el asesinato de Hernández, pero recordó que un miembro de una unidad de la Guardia Nacional asignado a la frontera, dijo al profesor de Maryland que su unidad estaba bajo órdenes de “disparar a matar” en caso de que un sospechoso intentara huir. El estudioso de la frontera está preocupado por el  potencial futuro de más incidentes similares a los de Ezequiel Hernández.

Sin adiestramiento en aplicación de la ley civil, muchas de las tropas a desplegarse próximamente, han probablemente servido en Irak o Afganistán o en ambos, países con la gente de piel marrón y un paisaje no tan diferente de la frontera México-Estados Unidos. El estrés postraumático, el síndrome que sufren los soldados en la Guerra contra el Terror, y que podría superar las tasas que afectan a los veteranos de Vietnam, debería tenerse en cuenta en el despliegue de la Guardia Nacional, dijo Dunn.

Sin embargo, la Guardia Nacional es un pequeño componente del aparato de seguridad más grande que ha surgido en la frontera sur de EE.UU.  Cuadruplicado en tamaño durante los últimos cinco años, casi el 90 por ciento del personal de los 20.000 existentes de la Patrulla Fronteriza son estables en la frontera sur, según la ACLU.

Además, 6.000 agentes de aduana y 5.000 agentes del ICE están activos en la región, según el grupo de libertades civiles. Los números no incluyen FBI, DEA, ATF y otros agentes de la ley que están asignados a duplicar el control del tráfico de drogas, contrabando de inmigrantes, tráfico de armas y otras misiones.

Se informa repetidamente que existen  Predators UPD (aviones  no tripulados por sus siglas en ingles)  que sobrevuelan la frontera entre Estados Unidos y México, con planes de añadir más de los aviones pequeños en los próximos meses, que cuestan entre $ 10-12 millones cada uno.

Sobre el terreno, la secretaria Napolitano vota  para terminar el polémico y costoso muro fronterizo, pero queda por ver si la construcción satisface a la gobernadora de Arizona Jan Brewer, quien pidio el equivalente de un moderno foso entre su estado y México. En una conferencia telefónica con periodistas, el Dr. David Shirk de la Universidad de San Diego, investigador principal del Instituto Trans-Border, afirmó que la frontera “nunca será lo suficientemente segura” para algunas personas que, esencialmente, incluyendo los legisladores, tratan de erigir una “burbuja de cristal” sobre los Estados Unidos.

La presencia de seguridad federal en la frontera es “sin precedentes”, dijo Shirk, y una de las mayores desde la Revolución Mexicana  en 1910, cuando los temores de contagio de la violencia se apoderaron de los EE.UU. Shirk cuestiono la cantidad de dinero y los recursos que podrían ser invertidos en la seguridad fronteriza hasta que llegue el punto de un rendimiento decreciente. Mientras tanto, dijo, una “amenaza fantasma” de exagerada no- violencia ha sido evocada por algunos políticos que incentivan las inversiones en la “compleja frontera-industrial” de vallas, alta tecnología de aeronaves de vigilancia y otros instrumentos.

“Supongo que no hay límite en lo que se gasta en seguridad en la frontera con fines políticos. Es puro teatro. “, comentó Dunn. “Mientras sea formulada como un problema de seguridad, es a prueba de balas”.

De acuerdo con los activistas de San Diego, Ríos y Guerrero, un estado de seguridad fronteriza ha provocado restricciones a la libertad de movimiento debido a múltiples controles, patrullas móviles por los barrios y más detenciones de los residentes, incluyendo a muchos ciudadanos. Una alta rotación de jóvenes, agentes sin experiencia, y hechos de asesinato como la muerte del inmigrante mexicano Anastasio Hernández después de un enfrentamiento con agentes de la Patrulla Fronteriza en un cruce fronterizo el mes pasado, son otro de los componentes de una situación de inestabilidad, sostuvo Guerrero. Es más, es un hecho preocupante el uso de una fuerza militar como la Guardia Nacional para hacer cumplir las leyes civiles, como la prohibición de drogas, dijo.

Sólo días después de que Anastasio Hernández muriera, un agente de la Patrulla Fronteriza disparó y mató a Sergio Adrián Hernández Huereca de 14 años de edad, residente de Ciudad Juárez, en un supuesto incidente de lanzamiento de piedras el 7 de junio en la frontera de El Paso y Ciudad Juárez. El gobierno del estado de Chihuahua exigió “una investigación completa” sobre “el lamentable incidente”. Un equipo de la multi-agencia de EE.UU. de aplicación de la ley, incluido el FBI, está investigando el tiroteo.

En un contexto más amplio, el despliegue de la Guardia Nacional podría ser visto como parte de una tendencia de incremento constante, de restringir las libertades personales que fue el resultado de la primera guerra contra las drogas, luego la guerra contra el terrorismo y ahora la nueva guerra contra los inmigrantes. Tortura, intercepciones telefónicas sin orden judicial, espionaje político, exámenes de droga en el empleo y en las  escuelas, puestos de control, y propuestas para una tarjeta nacional de identidad se encuentran entre los frutos amargos caídos de las ramas enredadas de interminables guerras de Washington. Lo mismo ocurre con el contrabando y la corrupción.

Los impulsores del enfoque “más botas sobre el terreno” rara vez mencionan los casos de una corrupción cada vez mayor del personal de seguridad fronteriza de los Estados Unidos. Entre los ejemplos notables se encuentran las detenciones de los guardias nacionales de Arizona y Texas acusados de drogas y contrabando de inmigrantes durante la Operación Jumpstart, o el gran silenciado caso del asesinato en 2009, en el que un soldado en servicio destinado a Ft. Bliss fue acusado de matar a un informante del ICE, a pedido de otro informante del ICE presuntamente en la nómina del cártel de Juárez. El tiroteo ocurrió en un barrio residencial de El Paso, donde el jefe de policía Greg Allen vivía.

Agregando heridas a los insultos

Para una red de organizaciones de derechos humanos y de inmigrantes, el despliegue de la Guardia Nacional de Obama es el golpe final en una época en que la promesa de la amplia reforma de inmigración se está desvaneciendo y las deportaciones con las correspondientes rupturas familiares van en aumento.

En una carta al Presidente y a los principales miembros del Congreso, una docena de grupos de los cuatro estados fronterizos han declarado que las políticas actuales de la administración “puede ser incluso peores” que en la administración de Bush.

“Nuestras economías están ahogadas por los pasos fronterizos ineficaces, nuestros derechos civiles son dejados de lado, y nuestra calidad de vida se encuentra seriamente mermada”, afirmó la carta.

Los signatarios incluyen el American Friends Service Committee, San Diego Immigrant Rights Consortium, First Christian Church of Tucson y El Paso-based Border Network for Human Rights, entre otros.

La carta propone un programa de nueve puntos para una política de seguridad fronteriza nueva, destacando “calidad” sobre la “cantidad” de la ley. Según los autores, otras reformas pendientes deben incluir una mayor responsabilidad del gobierno, facilitando la circulación de personas y bienes, la defensa de la protección internacional de derechos humanos y civiles y la promoción del desarrollo económico de México.

Organizada por la Red Fronteriza por los Derechos Humanos, cerca de un centenar de personas realizaron una manifestación en El Paso contra el despliegue de la Guardia Nacional el 27 de mayo. Louie Gilot, directora de la red de comunicaciones, dijo que la carta y la protesta pública fueron el comienzo de una “frontera centrada en la respuesta” para reclamar el debate sobre el futuro de una región binacional, donde millones de personas viven, trabajan y juegan.

Gilot dijo que es hora de que los políticos de EE.UU. dejen de llamar a la Guardia Nacional cada dos años o algo así, y comiencen a investigar con eficacia la delincuencia organizada en lugar de usar a los inmigrantes como chivos expiatorios. “Espero que podamos salir de este ciclo,” dijo -, y reconocer que esto no es un trabajo  de los militares”.

En la opinión de Dunn, la chapucería de la Casa Blanca sobre el tema de la inmigración/ y el tema de la seguridad fronteriza no puede estar divorciada de la falla más grande de los demócratas por tratar asuntos de interés común con los trabajadores en ambos lados de la frontera, incluida la necesidad de renegociar el NAFTA, aprobar una ley que haría más fácil para los trabajadores afiliarse a sindicatos y aplicar políticas que favorezcan un trabajo dinámico para la clase trabajadora.

“Tener un demócrata en el cargo no ha representado ningún cambio en este tema. Ninguno”, dijo Dunn.”Creo que es como un Bush liviano. Es muy similar, pero un poco reducido”.

Kent Paterson es  periodista independiente y  cubre el suroeste de Estados Unidos, México y América Latina. Él es analista para el Programa de las Américas www.americas.org

Traducido por: Carolina Sternberg

Para Mayor información

Los códigos pardos de Arizona: la lucha de una generación

http://www.americas.org/es/archives/2486

La industria paralela de las cárceles y sus facilitadores en el gobierno

http://www.americas.org/es/archives/2199

EEUU-Mexico: Se modificara la agenda bilateral?

http://www.americas.org/es/archives/1600

No comments yet. You should be kind and add one!

The comments are closed.