Campesinos haitianos marchan en contra de la empresa Monsanto reclamando por la soberanía de alimentos y de semillas

By  |  29 / junio / 2010

This post is also available in: Inglés

El 4 de junio cerca de diez mil campesinos haitianos marcharon para protestar contra la empresa Monsanto de Estados por el “regalo mortal” que significó la introducción de semillas en el gobierno de Haití. La marcha de siete kilómetros de Papaye a Hinche -en una zona rural en la Meseta Central-  fue organizada por los agricultores de varias organizaciones en Haití que están proponiendo un modelo de desarrollo basado en la soberanía alimentaria y de semillas en lugar de la agricultura industrial. Los lemas de la marcha fueron “larga vida a las semillas de maíz nativo” y “los OGM (organismos genéticamente modificados) de Monsanto y las semillas híbridas violan la agricultura campesina.”

Haití, el país más pobre del hemisferio occidental, comparte la isla caribeña de La Española con  República Dominicana. Alrededor del 65 por ciento de la población vive en Haití en las zonas rurales como agricultores de subsistencia. El 12 de enero de 2010, un devastador terremoto azotó la capital haitiana de Puerto Príncipe, y 800.000 refugiados urbanos emigraron a las zonas rurales. Según Chavannes Jean-Baptiste, coordinador del Movimiento Campesino Papaye (MPP) y miembro del comité de coordinación internacional de La Vía Campesina “actualmente no existe una escasez de semillas en Haití debido a que muchas familias rurales han usado sus semillas de maíz para alimentar a los refugiados.”

Con ventas de 11,7 mil millones dólares en 2009, la empresa transnacional Monsanto establecida en Estados Unidos es la mayor compañía mundial de semillas,  controla una quinta parte del mercado de semillas patentadas mundialmente y 90 por ciento de las patentes de las semillas de la biotecnología agrícola. En mayo, Monsanto anunció que había entregado 60 toneladas de semillas de maíz híbrido y hortalizas a Haití, y más de 400 toneladas de su semilla (por valor de $ 4 millones) se entregarán durante 2010 a 10.000 agricultores. El United Parcel Service está proporcionando la logística del transporte, mientras que Winner – un proyecto de 127 millones de dólares financiados por la Agencia de EE.UU. para el Desarrollo Internacional (USAID) y focalizado en la “intensificación agrícola” distribuirá la semilla.[i] Monsanto dijo que tomó la decisión de donar semillas a Haití en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza: “Hugh Grant, CEO y el vicepresidente ejecutivo Jerry Steiner, asistieron al evento y mantuvieron conversaciones con los asistentes acerca de lo que se podría hacer para ayudar a Haití[ii]. “No está claro si algún haitiano fue incluido en las conversaciones en Davos”.

Algunos han dicho que la representante de Monsanto en Haití es Jean-Robert Estimé, quien se desempeñó como ministro de Relaciones Exteriores durante los 29 años de la brutal dictadura de la familia Duvalier[iii]. Si bien Monsanto niega con vehemencia este reclamo[iv], Estimé está involucrada en un intercambio de correos electrónicos acerca de la donación entre Elizabeth Vancil, Directora de Alianzas Mundiales de Desarrollo de Monsanto y Emmanuel Prophete, un agrónomo haitiano que trabaja para el Ministerio de Agricultura[v]. El dominio de la dirección de correo electrónico de Estimé es Winner ( www.winner.ht ), lo que implica que trabaja para el gobierno de los EE.UU.

Las organizaciones rurales de Haití consideran la donación de semillas de Monsanto parte de una estrategia más amplia de imperialismo económico y político de EE.UU. “El gobierno haitiano está utilizando el terremoto para vender el país a las multinacionales”, declaró Jean-Baptiste. Vancil declaró que la apertura de los mercados de Haití a los productos de Monsanto “sería benéfico”[vi].

Monsanto insiste en que su semilla donada es híbrida y no genéticamente modificada (GM) [vii]. Sin embargo, la dependencia de semillas híbridas erosionará la soberanía alimentaria y la autosuficiencia de los agricultores de Haití; Monsanto reconoce que los agricultores no serán capaces de guardar semillas para plantar en el futuro[viii], y deberán pagar anualmente por la semilla. Incluso la semilla donada se debe comprar-Monsanto donó la semilla para el gobierno haitiano, quien está cobrando a los agricultores por la semilla. “Proporcionar una donación pura y simple de las semillas socavaría una de las piezas básicas de infraestructura económica y agraria de Haití”, dice Monsanto[ix]. El programa Winner de la USAID distribuye la semilla a través de tiendas de agricultores asociados, que utilizarán los ingresos para reinvertir en otros insumos, y ayudar a “los agricultores a decidir el uso de insumos adicionales (incluidos los fertilizantes y herbicidas) y… cómo manejar la siembra en la próxima temporada”[x]. Esto implica que las asociaciones de agricultores usarán el producto de la venta de semillas para la compra de semillas de Monsanto y de insumos en las próximas temporadas.

El sector agrícola en Haití ya ha sido diezmado por la interferencia EE.UU. En 1991, Jean Beltrana Aristide, el primer presidente de Haití elegido democráticamente, fue destituido en un golpe militar apoyado por Estados Unidos. Como condición para su regreso, el gobierno de los EE.UU., el FMI y el Banco Mundial requirió de Aristide que Haití se abriera al libre comercio. Los aranceles sobre el arroz (alimento básico de grano de Haití) se redujeron de 35 a 3 por ciento, la financiación estatal se desvío del desarrollo agrícola a la deuda externa de la nación, y el arroz subsidiado de Arkansas (durante la administración de Clinton), inundo el mercado haitiano. Los productores de arroz haitianos fueron diezmados,[xi] y hoy día casi todo el arroz que se consume en Haití es importado. Los sacos de arroz con etiqueta “arroz de EE.UU.” están por todas partes en los mercados y tiendas de barrio, en la cabeza de la gente y en los lomos de las mulas.

El gobierno de EE.UU. está socavando el sistema de alimentos en Haití desde las bases. Una carta del Ministro de Agricultura de Haití a Monsanto induce que las semillas GM pueden haber sido propuestas como complemento de híbridos. “En ausencia de una ley que regule el uso de organismos genéticamente modificados (OGM) en Haití, no estoy en libertad de autorizar el uso de semillas Roundup Ready o cualquier otro material OMG”, afirmó Juanas Gue, Ministro de Agricultura de Haití, en una carta a Monsanto[xii].

Monsanto ya ha demostrado su importancia al abrir nuevos mercados en países en desarrollo por sus semillas transgénicas y productos químicos tóxicos. En 2005, la compañía Monsanto fue declarada culpable por el gobierno de los EE.UU. por sobornar a funcionarios indonesios de alto nivel jerárquico para legalizar el algodón transgénico[xiii]. La evidencia indica que en Brasil en 2004, Monsanto vendió una finca a un senador por un tercio de su valor a cambio de su trabajo para legalizar el glifosato, uno de los herbicidas más utilizados del mundo (se vende por la corporación como Roundup), que es una clase de producto químico altamente tóxico llamado disruptor endocrino. En 2008, Brasil fue el país que mas rocío los productos agrícolas con estas sustancias químicas-incluso más que los EE.UU. [xiv]

“La entrada de productos transgénicos de Monsanto en Brasil pasó ilegalmente”, dice Paulo Almeida, miembro del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra que ha estado en Haití desde 2009, en una brigada de solidaridad organizada por Vía Campesina-Brasil. “Sabemos lo que pasa con esta donación, es la implementación de la llamada Revolución Verde, con todos los insumos para las semillas, productos químicos, etc. Pero la Revolución Verde no es posible aquí en Haití. No hay manera de sobrevivir con el monocultivo de aquí”.

El desarrollo de la agricultura industrial en Haití tiene que ver con planes para desarrollar una industria de agro combustibles orientados a la exportación en el país. En 2007, USAID publicó un informe sobre las “perspectivas de los biocombustibles sólidos y líquidos en Haití”. [xv] El documento estratégico elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo en Haití para el período 2007-2011 establece que la eliminación de “obstáculos a la exportación de productos agrícolas son una prioridad”, y que “en particular se está estudiando la promoción de biocombustibles.” [xvi]

La semilla híbrida de maíz donada por la empresa Monsanto fue tratada con el fungicida Maxim XO, y la semilla de tomate calipso fueron tratados con tiram, un fungicida tan tóxico que el gobierno de los EE.UU. requiere que los trabajadores agrícolas  usen ropa protectora cuando manipulan la semilla tratada con este fungicida. Las comunicaciones de Monsanto con el Ministerio de Agricultura no contienen ninguna explicación sobre el peligro de estas sustancias químicas, o de cualquier oferta de prendas de vestir o capacitación especial a los agricultores haitianos. .[xvii]

La administración Obama tiene una política hipócrita e incoherente sobre Monsanto y los cultivos transgénicos. Cuando los Obama se mudaron a la Casa Blanca plantaron un huerto ecológico, presumiblemente como un ejemplo positivo de sistemas alimentarios y agrícolas. En marzo de este año, el gobierno convocó audiencias públicas anti-monopólicas sobre la competitividad en el mercado de semillas de EE.UU., pero aún no ha publicado sus conclusiones. A pesar de esta señal de preocupación, Monsanto continúa monopolizando el 60 por ciento del mercado de semillas de maíz entero y el 80 por ciento del mercado de semillas de maíz GM en los Estados Unidos.

El 21 de junio la Corte Suprema de los EE.UU. se pronunció sobre el caso histórico de Monsanto Co. vs. Geertson Seed Farms, su primer caso de un cultivo transgénico. El caso se centró en el impacto ambiental y económico de contaminación genética de semillas orgánicas con polen de cultivos transgénicos. “La decisión de los jueces hoy en día significa que la venta y la siembra de la alfalfa Roundup Ready es ilegal “, dijo Andrew Kimbrell del Centro para la Seguridad Alimentaria.”Es una victoria importante en nuestra lucha para proteger a los agricultores y la elección del consumidor, el medio ambiente y la industria orgánica[xviii]. ”

Sin embargo, la administración de Obama está promocionando firmemente los intereses de las empresas transnacionales de biotecnología agrícola de EE.UU. en el extranjero. En la convención anual sobre Organización de la Industria de Biotecnología en mayo, José Fernández, secretario adjunto de la Oficina de Economía, Energía y Asuntos de Negocios, declaró que el Departamento de Estado de EE.UU. (que controla USAID) confrontara agresivamente a los críticos de la biotecnología agrícola[xix].

“La entrada de Monsanto en Haití significaría la desaparición de los campesinos”, dijo Pierre Festil Doudou, un miembro del Movimiento Campesino del Congreso de Papaye y coordinador de la Red Nacional de Haití para la Soberanía Alimentaria y de Seguridad. “Si las semillas de Monsanto vienen a Haití, la semillas de los campesinos van a desaparecer. Las semillas de Monsanto van a crear problemas sanitarios y medioambientales. Por lo tanto, es necesario que luchemos contra este proyecto de muerte que acabaría con los campesinos. ”

La contaminación del maíz haitiano con polen proveniente del maíz híbrido de Monsanto, también podría producirse, y podría hacer que las variedades de maíz de Haití sean inservibles para el ahorro y la replantación, obligando a los agricultores a depender de la compra de semillas híbridas de la corporación.

“Si realmente el gobierno de EE.UU. quiere ayudar a Haití, debería ayudar a los haitianos a construir una soberanía alimentaria y una agricultura sostenible, basada en sus propias semillas nativas y el acceso a la tierra y al crédito. Esa es la manera de ayudar a Haití “, dice Dena Hoff, un agricultor orgánico diversificado en Montana y miembro del comité coordinador de Via Campesina.

Las Naciones Unidas estiman que el 75 por ciento de la diversidad orgánica del mundo vegetal se ha perdido ya que los agricultores han abandonado sus semillas locales por las variedades genéticamente uniformes ofrecidas por las empresas transnacionales, y debido a que las variedades genéticamente modificadas y las semillas híbridas han contaminado las variedades nativas. La homogeneidad genética incrementa la vulnerabilidad de los agricultores a los cambios repentinos en el clima y la aparición de nuevas plagas y enfermedades, mientras que la biodiversidad agrícola de semillas-con una abundancia de semillas locales adaptadas a distintos microclimas, altitudes y suelos- es fundamental para la adaptación al cambio climático.

Quienes critican la donación de Monsanto, argumentan que la mejor manera de asegurarse suficientes semillas para Haití es a través de la recolección, conservación y propagación de variedades nativas locales en los bancos de semillas comunitarios. La variedad de semillas nativas  de Haití se han desarrollado y adaptado a las diferentes regiones de Haití a través de generaciones, junto con su gente. Guardar y replantar semillas fortalece la “plasticidad genética de los cultivos, por ejemplo su capacidad para adaptarse rápidamente a las nuevas generaciones sobre las condiciones de crecimiento, y también aumenta la biodiversidad agrícola.

Si los EE.UU. no desarrollan bien su política en Haití esta vez, no habrá otra oportunidad. Dada la magnitud de la inseguridad alimentaria y la degradación del medio ambiente en Haití, el país debe adoptar una política de soberanía alimentaria para establecer una base sostenible para la supervivencia de su gente y la biodiversidad. Noventa y ocho por ciento de los bosques tropicales originales de Haití se han perdido, existe una amplia erosión del suelo y la desertificación se encuentra en aumento. Haití no puede sostener una mayor destrucción ecológica impuesta por la agricultura industrial, lo que aumentará el uso de productos químicos, la deforestación y la pérdida de la biodiversidad.

Alternativamente, si la administración Obama apoya una política de soberanía alimentaria en Haití, el país podría construir un sistema alimentario modelo que podría alimentar a todos los haitianos, aumentar la biodiversidad y la resiliencia ecológica, y contribuir a un desarrollo económico local. La investigación reciente de agroecólogos en la Universidad de Michigan muestra que, a pequeña escala, la agricultura sostenible es más eficiente en la conservación y el aumento de la biodiversidad y los bosques que la agricultura industrial. 19A fin de aplicar una política de soberanía alimentaria, Haití debe desarrollarse sin semillas de Monsanto.

Afortunadamente, los campesinos de Haití tienen una larga historia de resistencia y lucha. En 1804 Haití se convirtió en la primera colonia en el hemisferio occidental con una revuelta exitosa de esclavos que dio lugar al primer estado independiente gobernado por africanos. Haití se convirtió en un paria mundial de las superpotencias emergentes.

“Defendemos la agricultura campesina, defendemos la soberanía alimentaria, y defendemos el medio ambiente de Haití hasta la última gota de sangre”, señala la declaración final de la marcha en contra de Monsanto. “Nos comprometemos a unir nuestras fuerzas para cambiar esta situación anti- campesina, anti-nacional y anti-estatal. Queremos construir otro tipo de estado, un estado que defienda la agricultura campesina, un estado que ayuda a los hombres y las mujeres rurales a la protección del medio ambiente y a la conservación del suelo y el bosque. [xx]

Hablando desde un escenario en la plaza Péralte Carlomagno, llamado así por el líder de Hinche, nacido de un movimiento armado en contra de la ocupación de Haití por los EE.UU. de 1915-1934, Jean-Baptiste simbólicamente prendió fuego a las semillas de Monsanto, mientras que otros comenzaron a distribuir paquetes de semillas nativas de maíz a la multitud que lo vitoreaba. “Tenemos que luchar por nuestras semillas locales”, dijo Jean-Baptiste. “Tenemos que defender nuestra soberanía de alimentos.” [xxi]


[i] PR Newswire. “Monsanto Company Donates Conventional Maizeand Vegetable Seed to Haitian Farmers to Help Address Food Security Needs.” May 13 2010. http://www.prnewswire.com/news-releases/monsanto-company-donates-conventional-corn-and-vegetable-seed-to-haitian-farmers-to-help-address-food-security-needs-93713444.html.

[ii] Monsanto Company. “Monsanto donates maizeand vegetable seed to Haiti.” Monsanto Blog May 13 2010. http://www.monsantoblog.com/2010/05/13/monsanto-donates-seed-to-haiti/. Accessed June 7 2010.

[iii] Urfie, Fr. Jean-Yves. “A new earthquake hits Haiti: Monsanto’s deadly gift of 475 tons of genetically-modified seed to Haitian farmers.” Global Research. Canada. May 11, 2010.

[iv] Monsanto Company. “Haiti seed donation timeline.” http://www.monsanto.com/features/helping_haitian_farmers_timeline.asp.  Accessed June 15 2010 @ 10:46 EST.

[v] Email exchange dated April 1st between Elizabeth Vancil and Emmanuel Prophete, in which Jean Robert Estimé is included at a Project Winner email domain.

[vi] Katz, Jonathan M. “Monsanto gives Haiti $4 million in hybrid seed.” Associated Press. May 14, 2010. http://www.politicalfriendster.com/showConnection.php?id1=6093&id2=238.

[vii] Monsanto Company. “Five answers on Monsanto’s Haiti seed donation. Monsanto blog May 20 2010. http://www.monsantoblog.com/2010/05/20/five-answers-monsanto-haiti/.

[viii] Katz, Jonathan M. “Monsanto gives Haiti $4 million in hybrid seed.” Associated Press. May 14, 2010. http://www.politicalfriendster.com/showConnection.php?id1=6093&id2=238.

[ix] Monsanto Company. “Monsanto donates maizeand vegetable seed to Haiti.” Monsanto Blog May 13 2010. http://www.monsantoblog.com/2010/05/13/monsanto-donates-seed-to-haiti/.

[x] Monsanto Company. “Five answers on Monsanto’s Haiti seed donation. Monsanto blog May 20 2010. http://www.monsantoblog.com/2010/05/20/five-answers-monsanto-haiti/.

[xi] Holt-Gimenez, Eric. “Haiti: roots of liberty, roots of disaster.” Huffington Post, January 21 2010. http://www.huffingtonpost.com/eric-holt-gimenez/haiti-roots-of-liberty–r_b_431724.html.

[xii] Haitian Minister of Agriculture. Letter to Mr. Jerry Steiner, Executive Vice President for Sustainability and Corporate Affairs, Monsanto Company. March 26 2010.

[xiii] Guerin, Bill. “The seeds of a bribery scandal in Indonesia.” Asia Times Online. April 20 2005. http://www.atimes.com/atimes/Southeast_Asia/GA20Ae04.html.

[xiv] Kenfield, Isabella. “Monsanto’s seed of corruption in Brazil.” North American Congress on Latin America. October 16 2010. https://nacla.org/node/1417 .

[xv] Portnoff, Marc. “Prospects for solid and liquid biofuels in Haiti.” United States Agency for International Development. April 2007.

[xvi] Inter-American Development Bank. “Country strategy with Haiti: 2007-2011.” November 2007. http://enet.iadb.org/idbdocswebservices/idbdocsInternet/IADBPublicDoc.aspx?docnum=1309702 .

[xvii] Bell, Beverly. “Haitian farmers commit to burning Monsanto hybrid seed.” Huffington Post. May 17 2010. http://www.huffingtonpost.com/beverly-bell/haitian-farmers-commit-to_b_578807.html.

[xviii] University of Michigan. “SNRE Professor Perfecto co-authors PNAS paper on family farms, biodiversity and food production.” ANN ARBOR, MI, February 22, 2010. http://www.snre.umich.edu/newsroom/2010-0222/snre_professor_perfecto_co_authors_pnas_paper_on_family_farms_biodiversity_and_f

[xx]Final declaration of Haitian movements against Monsanto, June 4 2010.

[xxi] Weekly News Update. “Haiti: Thousands of farmers reject Monsanto’s seeds.” http://weeklynewsupdate.blogspot.com/2010/06/wnu-1036-haitian-farmers-reject.html . June 7 2010.

Este artículo fue escrito por  La Via Campesina y publicado originalmente por  La Via Campesina.

Traducido por: Carolina Sternberg

Para mayor información:

10,000 Campesinos Agricultores Marchan en Contra de las Semillas Hibridas Provistas por Monsanto

http://seedsforhaiti.org/

Haití desde Haití: más colonialismo que cooperación

http://www.americas.org/es/archives/2268

De  donantes y  desastres

http://www.americas.org/es/archives/2248

No comments yet. You should be kind and add one!

The comments are closed.