Inauguración presidencial de México marcada por promesas y violencia

By  |  6 / diciembre / 2012

La transmisión oficial mostró legisladores sonrientes del Partido de la Revolución Institucional (PRI), uniformados en chales y corbatas rojas, dando la bienvenida a la llegada triunfante del presidente electo en medio de gritos de “¡Enrique, Enrique!” Fue una producción casi perfectamente coreografeado, a pesar de los gritos ocasionales de protesta de la oposición. El manto presidencial se pasó de un partido a otro, el nuevo presidente guapo pronunció un discurso bien pulido y diseñado para complacer a todos, y hubo el discurso obligatoria a las fuerzas armadas.. La versión oficial de la inauguración del 57 presidente de México parecía desarrollarse con sólo pequeños inconvenientes.

Eso es casi todo lo que pudiste ver desde la pantalla de tu televisor. Algunas estaciones mostraron algunas escenas estridentes de manifestantes en las calles siendo golpeados con gases lacrimógenos en medio de la grieta de balas de goma. Pero sólo duró unos segundos antes de volver a la pompa y reconfortante circunstancia del cambio de poderes. A las cadenas de televisión no se les permitió filmar la inauguración y discurso de aceptación.  Mover de un tirón los canales producía la repetición simultánea de la señal oficial, con su selección oficial de tomas y la narración oficial.

Una ciudad bajo asedio

Las redes sociales y las calles contaron una historia diferente. De las horas previas al amanecer, los batallones de policías bloquearon el alrededor del Congreso, donde el oficial de juramentación se llevó a cabo y el Palacio Nacional, donde el nuevo presidente presento su primer discurso.  Los manifestantes llegaron al centro legislativo de San Lázaro en las horas antes del amanecer. Al llegar, los pequeños grupos de manifestantes atacaron las cordones policiales para ganar la entrada en el perímetro de seguridad que rodeaba el Congreso.

La situación se caliento rápidamente. La policía respondió lanzando gases lacrimógenos y disparando balas de goma, enfureciendo a los manifestantes. Las imágenes muestran a los jóvenes, en su mayoría hombres con capuchas y máscaras, atacando las cordones policiales con piedras y palos. Algunas bomba molotov y cohetes de botella fueron reportados. Pronto se convirtió en una lucha sin cuartel, con jóvenes lanzando de nuevo las granadas de gas. Los estudiantes reportaron “bombas, gas pimienta, gas lacrimógeno y balas de goma”, todos confirmados por la prensa.

Esto no es un método común de reaccionar a las manifestaciones en la ciudad de México. Esto refleja una decisión de reprimir con fuerza, sin importar las consecuencias, sobre todo dentro de las filas de la Policía Federal. Después de los enfrentamientos, algunas personas destruyeron postes de luz, destrozaron edificios y partes de la costosamente renovado parque de la Alameda y destrozaron edificios a lo largo de las calles principales de la Ciudad de México. Las noticias han reportado la presencia de provocadores pagados entre los vándalos.

El movimiento reporta que anti-Peña Nieto manifestante José Uriel Díaz perdió un ojo y Juan Francisco Koytenal (ortografía según YoSoy132) se encuentra en coma tras recibir impactos directos de las balas de goma. El uso de balas de goma está prohibida en México.

Los principales medios aliados con el nuevo presidente durante la campaña y el período “lame duck”, inmediatamente culparon a Andrés Manuel López Obrador y el movimiento juvenil #YoSoy132 de la violencia. López Obrador se pronunció contra la violencia, afirmando que la “mafia en el poder” quiere violencia para justificar sus medidas autoritarias. Él condenó la respuesta violenta de la policía:

No había ninguna razón para usar la fuerza bruta … y balas de goma contra los jóvenes y estudiantes. Como la primera acción de defensa de los derechos humanos y las libertades ciudadanas, exigimos la destitución del actual Secretario de Gobernación (Miguel Osorio Chong) el culpable debe ser castigado porque hay jóvenes gravemente heridos y debe haber justicia.

El comunicado del movimiento #YoSoy132 reporta 101 personas detenidas y llama a una manifestación hoy, 3 de diciembre. Su mensaje del 03 de diciembre dice:

Declaramos nuestra total oposición a la criminalización de la protesta social y de la juventud que se hizo evidente en el discurso del Gobierno Federal y el Gobierno de la Ciudad de México. Para considerar que la expresión del derecho a la libertad de reunión justifica la violencia es juzgar que ningún ciudadano o grupo puede demostrar sin haber sido objeto de violencia.

Exigen libertad para los detenidos y las garantías de los derechos humanos para todos los involucrados y para las manifestaciones futuras. Mientras que la violencia capturó los titulares y destacó el día de inauguración, la gran mayoría de los manifestantes siguieron las instrucciones de la no violencia de las organizaciones y protestaron pacíficamente.

Tras los enfrentamientos, me dirigí al centro para aparecer como un comentarista de televisión sobre los acontecimientos del día. Las paredes a lo largo de una de las calles principales de la Ciudad de México estaban cubiertas de mensajes pintadas: No a la imposición, México no tiene un presidente, Peña – El fraude, Fuera Peña!

En el Zócalo, vista desde la vista aérea de un balcón del hotel, un drama se desarrolló entre las fuerzas de seguridad y los manifestantes. La zona fue acordonada por la policía blindados desde varias cuadras de distancia. Un grupo de alrededor de 200 a 300 manifestantes que lograron estar dentro gritaron consignas contra Peña Nieto fuera del Palacio Nacional poco después que el nuevo presidente había terminado su discurso y se dirigió a enfrentar a las fuerzas armadas. No tenían piedras ni palos y no hicieron movimientos agresivos. Otra gente caminaban por la plaza central como en un sábado normal.

Las filas de la policía comenzaron a fluir hacia la plaza de los dos lados, marchando de dos en dos. Catorce camiones llenos de soldados se detuvieron en la plaza y descargaron. Se oían gritos y se sentía el temor desde abajo. Un grupo de policías rompieron la línea de contención y avanzaron hacia los manifestantes. Los manifestantes y transeúntes gritaban y corrían.

Eventualmente, la policía se retiró y los soldados no hicieron nada. La escena fluyó de nuevo a las exclamaciones de los jóvenes hacia la policía en las puertas del Palacio. Pero me quedé con un sentimiento de inquietud, de que algo estaba seriamente mal. ¿Por qué los espectáculos gratuitos de intimidación? ¿Interpretamos los acontecimientos de esta inauguración ominoso como una respuesta particularmente paranoico o un modelo para el futuro?

El control de la oposición

En la Cámara de Diputados, el nuevo gobierno estaba decidido a evitar una toma de la tribuna y los trastornos que caracterizaron a la toma de posesión de Felipe Calderón hace seis años. El PRI colocó a sus miembros en las dos entradas al podio, afirmando que “no hay asientos suficientes” para explicar su presencia allí.

A los miembros del Congreso de todos los partidos se les dio diez minutos para presentar discursos antes de que el presidente electo tomara posesión del cargo. Hubo relativamente pocos interrupciones, pero una enorme bandera a lo largo de la pared lateral proclamó “Imposición consumado. México en luto”. La oposición también tenía imágenes de tarjetas Monex y cupones del supermercado Soriana como una declaración en contra de la compra de votos durante la campaña del PRI y carteles que decían “Presidencia Comprada”.

Durante su discurso, Ricardo Monreal del PRI llamó a la alianza entre el PRI y el PAN un signo de “transacción no, transición” y destacó el aumento de 12 millones de personas por debajo del umbral de pobreza. Se comprometió a “defender nuestro petróleo y recursos energéticos”, y “el trabajo contra los feminicidios y desapariciones forzadas”.

En un tono completamente diferente, Arturo Escobar, del Partido Verde, que forma parte de la coalición de Peña Nieto, anunció la “gran madurez de México tras los resultados de las elecciones” y de las instituciones electorales. Él predijo que México iba a cambiar y crecer, erradicando sus enemigos de la violencia y la pobreza extrema.

Otros momentos destacados: Cuando Calderón entró en la sala, los periodistas que cubrían el evento gritaron: “¡Dios te perdone por los periodistas muertos!” Otros gritó “asesino” y “Asesinado por Felipe” mientras el PAN comenzó un contra-grito de “Muy bien, Felipe!

Como a menudo ha sido el caso en la historia de México, los vencedores y los vencidos parecían vivir en dos Méxicos, muy diferentes.

Laura Carlsen es Directora del Programa de las Américas del Centro para la Política Internacional en la Ciudad de México, www.americas.org/es.

Traducción: Nidia Bautista

Photos: Yo Soy 132, Rodrigo Jardón, Periodista de pie, presidencia.gob.mx

One comment

  1. que nota tan parcial hace parecer que los jóvenes eran unos pacíficos activistas en contra del gobierno cuando la realidad es que desde un inicio se tenia la intención de causar desmanes y problemas… me llama la atención como se resalta el hecho de que usaron gas lacrimogeno y balas de goma pero al mismo tiempo minimizan las bombas molotov lanzadas que sin dudas no fueron solo algunas, pretenden manifestarse “pacificamente” actuando con violencia y peor aun esperan que la fuerza publica sea omisa, la paz empieza por uno mismo!!!

    Comentario by Pedro Acevedo on diciembre 8, 2012 at 5:23 pm

The comments are closed.