Las dificultades que enfrenta la integración regional están motivadas por las distorsiones que provoca el libre mercado al generar asimetrías, desigualdades y contradicciones casi insuperables.

Las políticas de libre comercio impiden una integración regional que beneficie a los pueblos latinoamericanos, que permita implementar políticas para superar la pobreza y la degradación sistemática de la vida y el medio ambiente en el continente. Por el contrario, generan fuertes desigualdades regionales