Querido lector:

La historia en la columna de esta semana no es ningún cuento de hadas, y por ello pido disculpas. Sé que ya hay demasiada fealdad en nuestras vidas