Últimos artículos de Laura Carlsen

El día que hicimos historia

Fue la marcha de mujeres más grande en la historia de la Ciudad de México, y el 8 de marzo más combativo. Decenas de miles de mujeres, en un río color violeta, fluyeron por las calles del centro. Marcharon mujeres de todas las edades, sectores, clases, barrios, escuelas. Ellas llenaron las calles con sus cuerpos y sus gritos. Los pocos hombres presentes se quedaron hasta el final o a los lados.

La marcha y el paro frente al poder

La marcha sigue siendo el barómetro del movimiento en México y en el mundo, el día en que podemos desplegar abierta y colectivamente nuestros posicionamientos a favor del aborto, por el trabajo digno y valorado, contra el patriarcado y la violencia, y en oposición al capitalismo y extractivismo.

El Encuentro de Mujeres que Luchan y el desafío a los feminismos

Las manifestaciones protestan contra el feminicidio, mientras la violencia contra la mujer, lejos de disminuir, sigue subiendo frente a la indiferencia de los gobiernos y las inercias de la sociedad. En México, como en muchos lugares del mundo, se va acumulando la rabia, la frustración y el dolor, junto a la convicción de que esto no puede seguir así.

Honduras, la crisis tras la migración y la resistencia popular

Honduras se derrumba. Los miles de migrantes que huyen todos los días son el testimonio de una crisis política, económica y social que el mundo ignora y que el gobierno de los Estados Unidos parece empeñado en perpetuar.

El poder de las madres

El poder más importante para estas madres es el poder encontrar a sus hijos. Y creen profundamente en este poder—si no, no estarían aquí. Han aprendido que este es un poder colectivo, que hay que organizarse para poder buscar y para poder enfrentar los poderes que tienen en contra

“Muérete en México”, la nueva política migratoria binacional

La fotografía de Óscar Martínez y su pequeña hija, Angie Valeria, boca abajo en el lodo a la orilla del Río Bravo ha dado la vuelta al mundo. Los salvadoreños murieron arrastrados por la corriente en su intento de cruzar de México a Estados Unidos. Su madre en El Salvador dijo que el sueño de su hijo era tener casa para su joven familia.

El nacionalismo blanco antimigrante y la misoginia tras las masacres

Si los crímenes de odio terminan reduciendo la posibilidad de utilizar el racismo y los ataque contra México en las campañas, si se moviliza a la gente y al congreso para exigir mayores controls sobre la venta de armas, las muertes no habrán sido en vano. Si llevan a un mayor repudio de Donald Trump, Steven Miller y su agenda, nadie habrá muerto en vano.