Ayotzinapa: miles de personas marchan por la Justicia y la Verdad

By  |  27 / septiembre / 2018

Print Friendly, PDF & Email

De nuevo, el 26 de septiembre se reunieron en la ciudad de México miles de personas en la marcha para reclamar justicia y verdad para los cuarenta y tres normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos desde hace cuatro años.

4 años de un largo recorrido de dolor y resistencia para los padres y madres de los jóvenes, muchos de los cuales tuvieron que abandonar sus trabajos, sus casas y su vida cotidiana para buscar a sus hijos y exigir justicia por todo el país.

4 años de un fracaso judicial tremendo para México, evidenciado a nivel internacional por las investigaciones tanto del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) como del Mecanismo Especial de Seguimiento de la CIDH.

4 años de un crimen de Estado cuya responsabilidad aparece claramente en las investigaciones que se llevaron a cabo.

4 años de un drama que ya se ha vuelto parte de la dramaturgia mexicana, esta historia de una violencia que no para y ha dejado a México “en una situación adolorida, ensangrentada y con prevalencia de la impunidad”, dijo Mario Patrón, director del Centro ProDH.

Las consignas de las más de diez mil personas presentes, punzantes, se escucharon a lo largo del recorrido de la marcha que salió del Ángel de la Independencia a las 4 de la tarde en dirección del Zócalo:

¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

¡Ayotzinapa vive, la lucha sigue y sigue!

Y como se ha hecho el 26 de todos los meses desde septiembre de 2014 la gente empieza a contar, lenta y deliberadamente “¡1, 2, 3, …43!» por cada uno de los normalistas.

También se grita otra consigna, que en el contexto del reciente movimiento estudiantil en contra de la intervención de los porros en la UNAM y de la conmemoración de los 50 años del 1968, suena aterrador :

¿Porqué? ¿Porqué? ¿Porqué nos asesinan, si somos el futuro de América Latina?

A lo largo del recorrido el presidente Enrique Peña Nieto está abiertamente criticado. “Fue el Estado”, es igualmente una consigna recurrente.

Ese mismo día en la mañana los padres y madres de los jóvenes se reunieron con el presidente electo, Andrés Manuel Lopez Obrador en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustin Pro Juárez, lo cual nutre la esperanza de conocer la verdad. “Son un ejemplo para todos los que luchan en México y en el mundo por la justicia” afirmó AMLO, antes de comprometerse con los padres y la prensa a cumplir con su promesa de aclarar el caso. Afirmó la importancia de “saber el paradero de los normalistas, donde están los jóvenes” y “castigar a los responsables”.

No debemos de temer si se conoce la verdad. Las instituciones se fortalecen con la verdad, se debilitan con la mentira.” acabó AMLO.

Frente a la violencia, a esta tragedia sucia, y a la indolencia e impunidad, la dignidad de los padres y madres de Ayotzinapa, campesinos e indígenas en su mayoría que siguen luchando y avanzando, resplandece. Una madre toma la palabra en el templete del Zócalo. Dice unas palabras en su idioma antes de añadir:

Quiero decirles a todos, como madres y padres de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, Guerrero, nos sentimos muy tristes a cuatro años sin tener a nuestros hijos, a cuatro años sin poder darle abrazo a cada uno de ellos cuando llegan sus cumpleaños (…). Sabemos que no somos los únicos que estamos sufriendo de no tener un ser querido, sabemos que miles de familiares no saben de sus seres queridos donde están. Pero sí quiero decirles que tenemos que caminar juntos para llegar a la verdad. Nosotros los padres de familia queremos decirles que no nos vamos a rendir.