El 10 de septiembre, las organizaciones brasileñas de derecha lograron censurar una exposición de arte llamada «Queermuseu – Cartografias da Diferença na Arte Brasileira» (Cartografías de la diferencia en el Arte Brasileño) en el centro cultural del Banco Santander en Porto Alegre, Brasil. Los grupos acusaron a la exhibición de «promover la blasfemia, la pedofilia y la bestialidad».

Más tarde esa misma semana, el 13 de septiembre, el pastor fundamentalista evangélico y diputado federal, Marco Feliciano, visitó y criticó públicamente una exposición en Brasilia llamada Não Matarás (No matarás) de obras críticas de la dictadura militar brasileña. Feliciano dijo a la prensa que las pinturas y esculturas de la exhibición se parecían a las del censurado Queermuseu. Al día siguiente, en la ciudad de Campo Grande, los diputados de la Asamblea Legislativa del estado de Mato Grosso do Sul se dirigieron al Recinto para la Protección de Niños y Adolescentes (Depca) y denunciaron otra exhibición llamada Cadafalso (Andamio) por «alentar la pedofilia» .

Estas tres exposiciones de arte no fueron las únicas en las miras de la derecha. Otras exposiciones de arte y también representaciones teatrales fueron censuradas o amenazadas durante las siguientes semanas. Diferentes grupos, en su mayoría apoyados por organizaciones fundamentalistas evangélicas, organizaron el movimiento para censurar las obras. Entre ellos, uno en particular se destacó–el Movimento Brasil Livre (MBL – Movimiento Brasil Libre).

El MBL es un grupo de presión libertario y pro mercado, formado en 2014. El grupo encabezó el proceso que condujo a la destitución de la entonces Presidenta Dilma Rousseff, un acto político cuya legitimidad continúa siendo debatida en los círculos políticos y legales. Desde entonces, el MBL ha asumido un papel en la política brasileña similar al movimiento de derecha («alt-right») en los Estados Unidos.

Muchos se preguntan por qué un grupo que afirma ser libertario está organizando campañas para censurar el arte. El grupo se ha aliado con grupos e individuos fundamentalistas religiosos, como el ex estrella porno Alexandre Frota. Frota y la MBL encabezan una cruzada pseudo-moralista contra lo que llaman «ideología de género», y contra lo que perciben como la imposición de una agenda izquierdista en la sociedad.

La acusación, dirigida directamente a revertir los logros feministas y de los derechos de las mujeres, y movilizar a los sectores misóginos de la sociedad, promueve un moralismo torpe basado en la «defensa de la familia» y la oposición a la llamada «ideología de género». En la práctica, los grupos esconden una agenda política bien organizada para influir en el poder.

¿Qué es la ideología de género?

La derecha en Brasil y en otros lugares usa la frase «ideología de género» para distorsionar las demandas feministas. La describen esto como «un mal que la izquierda trata de imponer no solo a la sociedad, sino también a la ciencia» y «un cáncer para los niños» que se combina con el «adoctrinamiento marxista» en las escuelas. Ultimamente su críticas a lo que llaman «ideología de género» se concentran en la académica de California Judith Butler, acusada por muchos grupos de extrema derecha de todo el mundo de ser la creadora de la «ideología de género». El MBL y otras organizaciones de extrema derecha afirman que la ideología de género promueve la homosexualidad, crea confusión en los niños en relación con su género, al tiempo que promueve el «transgénero-ismo» y potencia una marca de supremacía femenina que destruiría las estructuras familiares.

La derecha organizó una manifestación en Sao Paulo frente del lugar donde Butler estaba programada para dar un discurso, con gritos de «quemen a la bruja», quemaron en vida real a una muñeca con la cara de la famosa filósofa feminista. Más tarde, Butler y su esposa, Wendy Brown, fueron atacadas en el aeropuerto cuando salían de la ciudad.

El término «ideología de género», según Butler, fue creado por Joseph Ratzinger, posteriormente Papa Benedicto XVI. En 1997, el término comenzó a usarse en escritos católicos y se ha utilizado de manera constante desde entonces. Llegó a Brasil a través de los escritos del argentino Jorge Scala en 2010, donde afirma que la «ideología de género» plantea una amenaza porque presenta diferencias naturales entre los sexos y no fomenta restricciones a la sexualidad, afirmaciones que Butler niega haber hecho alguna vez.

La teoría de Butler de «performatividad de género», la base del miedo contra la llamada ideología de género, busca comprender la formación de género y reforzar la idea de que la expresión de género es un derecho fundamental. No es una ideología destinada a destruir a «la familia», ni postula que uno simplemente puede «cambiar» a voluntad e influir en los niños para que hagan lo mismo.

Helena Vieira, una activista trans, feminista, brasileña e investigadora, escribió para el sitio web de [SSEX BBOX]:

«La idea del adoctrinamiento comunista no asusta tanto a los más simples y desinformados como la idea de que sus hijos estarán expuestos a todo tipo de perversión sexual, confusión de género y ya no sabrán qué van a ser. Las personas se preocupan por sus hijos y entonces aceptan estos argumentos. La ideología de género es una idea sin ninguna base científica (en ninguna ciencia), nació dentro de la Iglesia Católica y se ha vuelto muy popular, convirtiéndose en un verdadero instrumento de guerra cultural y política».

Vieira agrega que el discurso sobre la ideología de género «une ignorancia, pánico moral, verosimilitud y funciones como un arma absolutamente poderosa que, 20 años después de su primera aparición en un documento de la Iglesia, ya está en los parlamentos de cada ciudad y estado, pequeño o de gran tamaño en más de 50 países «en nombre de la defensa de los niños y la familia».

En octubre, Paraguay prohibió los «materiales de ideología de género» en las escuelas. En Polonia, hay una serie de iniciativas para oponerse a la ideología de género y los derechos de las mujeres, y en Brasil muchas ciudades ya aprobaron leyes que prohíben la ideología de género en las escuelas en línea con el movimiento Escola Sem Partido (Escuela Sin Partido), que dice que busca combatir el adoctrinamiento marxista y de izquierdas en las escuelas y cuenta con el apoyo del MBL y de otros grupos de extrema derecha.

La «ideología de género» es el nuevo temor rojo del siglo XXI–una forma virulenta de macrartismo de género, y una cortina de humo para promover la intolerancia e intimidar a los opositores. En Brasil, grupos como el MBL lo usan para distraerse de los reveses del gobierno conservador de Michel Temer, ex vicepresidente de Dilma Rousseff. En medio de los escándalos de corrupción que sacuden a su gobierno e incluso a él, y las reformas profundamente impopulares que han arrastrado la popularidad hasta un abismal 2%, los partidarios de Temer están buscando a alguien más a quien culpar.

La extrema derecha

Los grupos fundamentalistas de extrema derecha y evangélicos siempre han sido parte de la arena política brasileña, pero en general permanecieron al margen del debate político y fueron tratados más como una nota a pie de página para las fuerzas más poderosas. Pero hoy los evangélicos de diferentes denominaciones representan más del 20% de la población brasileña, en comparación con algo más del 9% de hace dos décadas, y el crecimiento de las iglesias evangélicas conservadoras ha estimulado el ascenso de los candidatos conservadores. El discurso radical de derecha ha comenzado a ocupar más espacio en el debate público.

La cruzada moralista del MBL para promover la intolerancia e intimidar a los opositores, según el profesor e investigador Pablo Ortellado, ha fortalecido la candidatura presidencial de Jair Bolsonaro, un diputado federal y ex capitán del ejército conocido por su acalorada defensa de la dictadura militar brasileña y oposición a los derechos humanos y los derechos LGBT en particular.

Bolsonaro fue condenado recientemente y se le ordenó pagar una multa por ofender a la comunidad LGBT (en 2011, dijo en un programa de televisión que nunca había pensado que sus hijos eran homosexuales porque les había dado «una buena educación») y por amenazar a la diputada María do Rosário cuando dijo frente a las cámaras que no la violaría porque era «muy fea».

Frota, una celebridad menor conocida por su participación en reality shows y por su prolífica carrera porno, también ha crecido como una voz activa en el campo conservador brasileño. El cantante Caetano Veloso recientemente demandó a Frota después de que este acusó públicamente a Veloso de pedofilia por su relación con Paula Lavigne, su ex esposa, cuando Veloso tenía 40 años y ella tenía 13 años. Un juez les ordenó a Frota y el MBL que eliminaran los comentarios y se limitaran de hacer más acusaciones a futuro.

Frota también usó las redes sociales para tratar de cancelar la conferencia programada de Butler en Sesc Pompeia, en São Paulo. Esta vez, el MBL prefirió mantenerse al margen.

Desde hace un tiempo, Frota y el MBL han estado en un choque por lo que parece ser el control de la extrema derecha brasileña, y la disputa se ha intensificado desde que Frota reclamó la propiedad del nombre «Movimento Brasil Livre» y su logotipo y denunció al grupo rival a la oficina del fiscal en Brasilia en octubre por delitos de lavado de dinero, formación de pandillas, asociación criminal, evasión de divisas y robo.

El MBL, entre otros, ha estado buscando atraer a un electorado de extrema derecha movilizando y conectando a una amplia gama de conservadores, defensores del militarismo, individuos y grupos anti-derechos humanos que se oponen a los derechos LGBT y de las mujeres, pero también liberales que, según el periodista Denis Burgierman, piensa «es importante que existan, para mantener a la izquierda abajo». La creciente visibilidad de las minorías como los LGBT y la defensa activa de los derechos por parte de los colectivos feministas y negros a lo largo de los años ha alienado a una parte de la derecha más radical y los más cercanos a los fundamentalistas religiosos. Este sentimiento fue capturado y manipulado por MBL y otros grupos que vieron una oportunidad de crecer, similar a lo que hizo la derecha en los Estados Unidos, y con el apoyo financiero y la influencia ideológica de los think tanks conservadores y las organizaciones de los Estados Unidos, como Atlas Network.

La idea del avance social en los derechos de las minorías -en gran medida de forma simbólica más que en acciones reales en muchos casos, resulta más que una propaganda y compromiso partidista político acrítico que de acciones efectivas a largo plazo- finalmente ha despertado e incluso fortalecido a grupos radicales de derecha que tienen su voz amplificada por movimientos más ampliamente aceptados dentro de la corriente principal política, como el MBL, que busca ser un centro de la derecha y formar cuadros políticos para influir aún más directamente en el poder.

Al mismo tiempo, investigaciones recientes muestran que la sociedad brasileña es en general más progresista de lo que sugieren tales movilizaciones virulentas, como lo muestra una encuesta publicada por el instituto Ideia Big Data. El estudio mostró que la mayoría de la población brasileña apoya los esfuerzos del Estado para garantizar la igualdad de oportunidades y la protección de los más pobres, así como las políticas afirmativas y la defensa de los derechos LGBT, y están de acuerdo que los derechos humanos deben ser válidos para todos.