La OEA no debería ser dirigida por entusiastas del cambio de régimen

By  |  30 / enero / 2019

Print Friendly, PDF & Email

En medio de la crisis venezolana, la migración y el clima, la principal organización regional del hemisferio occidental se ha visto obstaculizada por el liderazgo pro-Trump.

 

Con un líder de la oposición venezolana que se auto-declara presidente del país y la administración Trump aparentemente dispuesta a respaldar el golpe de estado, Venezuela avanza hacia una nueva fase de crisis. Y esa crisis podría empeorar debido al liderazgo de línea dura en la Organización de Estados Americanos (OEA), la organización regional más antigua e influyente del mundo.

Luis Almagro, el secretario general de la OEA, anunció recientemente su candidatura para otro mandato de 5 años al frente del organismo. Eso sería un gran revés para el buen gobierno en la región.

A lo largo de su gestión, Almagro ha actuado en contra de muchos de los principios y mandatos básicos de la OEA y representó consistentemente los intereses de los Estados Unidos por encima de los de sus vecinos, generalmente apoyando a los aliados y castigando a los adversarios del gobierno estadunidense. En particular, ha buscado activamente un cambio de régimen en Venezuela.

Las afirmaciones a menudo sin fundamento de Almagro contra Venezuela y Cuba se han hecho eco de la retórica de terroristas como Luis Posada Carriles. Sus intervenciones abiertas en la política interna de los países han revertido completamente los avances diplomáticos en la resolución de controversias, dividieron al continente y llevaron a su propio partido político uruguayo a expulsarlo y abogar por retirarlo del liderazgo de la OEA.

Impulso a la corrupción y la dictadura

Además de que Almagro se ha posicionado como árbitro en los asuntos internos de las naciones gobernadas por la izquierda (al tiempo que se hace de la vista gorda ante la flagrante falta de respeto a la ley en los regímenes de derecha), su propio liderazgo enfrenta serios cargos de corrupción relacionados con la administración de fondos para la asediada misión anticorrupción en Honduras.

En un movimiento inusual, Almagro se autonombró jefe en ausencia de la Misión de Apoyo a la Lucha contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), manteniendo el control de la misión y las finanzas en Washington. El MACCIH se fundó en 2015 como resultado de la presión ciudadana y fue colocado bajo los auspicios de la OEA.

El principal representante de MACCIH, el ex primer ministro peruano Juan Jiménez Alcalde, renunció frustrado en febrero de 2018, argumentando falta de apoyo de Almagro, el retiro de las medidas de seguridad para su equipo y un «pacto de impunidad» entre Almagro y el presidente hondureño Juan Orlando Hernández.

Jiménez también acusó públicamente a Almagro de contratar a personas cercanas a él con salarios elevados a pesar de que la comisión en Honduras no sabe qué actividades realizan. Con señales de corrupción dentro de la misión anticorrupción de la OEA, los abogados de MACCIH solicitaron una auditoría por parte del Inspector General de la OEA. Aunque los países miembros secundaron la solicitud, no hubo tal auditoría.

Las tensiones entre Almagro y la comisión anticorrupción se habían ido acumulando durante meses. El MACCIH había emprendido recientemente algunas investigaciones importantes en medio de una crisis política en el país. Desde el golpe de estado de 2009, Honduras ha ido de una crisis tras otra. La nación ha sufrido una serie de escándalos de corrupción bajo los regímenes posteriores al golpe, el estado de derecho se ha deteriorado y la violencia estatal y criminal se ha disparado.

En noviembre de 2017, Juan Orlando Hernández fue reelegido en una votación considerada ilegítima por la mayoría de la población y por muchos expertos. Si bien la OEA declaró que las elecciones eran en esencia demasiado sucias, la oposición hondureña criticó a la OEA por colaborar tácitamente con la embajada de los Estados Unidos para apoyar a Hernández, aunque las protestas masivas lo obligaron a renunciar y las fuerzas gubernamentales mataron al menos a 16 manifestantes.

A principios de 2018, en medio de un conflicto post-electoral continuo, el MACCIH descubrió un esquema de corrupción que involucraba a miembros del congreso hondureño. El caso sostiene que los legisladores sustrajeron cientos de miles de dólares de dinero público (en un país donde el 25 por ciento de la población vive con $ 5.50 al día o menos). El MACCIH ha presentado varios casos similares contra la corrupción gubernamental desde entonces, el más reciente el 11 de diciembre. A medida que la misión atacaba la corrupción, comenzó a recibir amenazas y enfrentarse a lo que uno de sus miembros, el fiscal peruano Julio Arbizu, llamó «serios obstáculos» a su trabajo, enderezados directamente por Almagro.

Una evaluación del MACCIH realizada en junio de 2018 por expertos de la American University coincide en que gran parte de la culpa de los obstáculos y fallas del MACCIH puede atribuirse directamente a Almagro. El estudio concluye: «El curso político del MACCIH ha revelado que la OEA está debilitada y dividida, dirigida por un secretario general impulsivo e inconsistente». El informe cita a un miembro de la comisión anticorrupción que dice que Almagro «dedicó más tiempo a espiar a nuestros colegas para informar a Washington de lo que Jiménez Mayor estaba tramando, que a trabajar en lo que se suponía que estábamos haciendo».

Las decisiones de Almagro de abandonar la crisis política hondureña y retirarse de procesar la corrupción y los delitos estatales, socavando su propia misión, han contribuido al éxodo de miles de hondureños que buscan refugio en los Estados Unidos. Desde que se bloqueó la auditoría de su oficina solicitada por los miembros de MACCIH y los países donantes, no se han aclarado las acusaciones contra Almagro sobre mal uso de fondos.

División del hemisferio

El apoyo de Almagro al líder hondureño considerado un dictador por su propio pueblo, contrasta fuertemente con su campaña extremadamente agresiva contra Venezuela.

En una ruptura impactante con su misión diplomática, en septiembre Almagro amenazó con una intervención militar para derrocar al gobierno de Maduro. Esta posición viola la Carta de la OEA y la razón de ser de la organización, articulada en el Artículo 21: “El territorio de un Estado es inviolable; no puede ser objeto, ni siquiera temporalmente, de la ocupación militar o de otras medidas de fuerza tomadas por otro Estado, directa o indirectamente, por el motivo que sea ”. El artículo 3 estipula que “se respeta la personalidad, la soberanía y la independencia de los Estados”. En términos más generales, la prepotencia de Almagro se enfrenta a numerosos compromisos organizacionales para resolver conflictos a través de la diplomacia y los medios pacíficos.

La declaración de Almagro, aunque no inesperada, provocó una avalancha de críticas por parte de los diplomáticos. Su propio partido, el Frente Amplio de Uruguay, votó por unanimidad para expulsarlo, y el gobierno uruguayo anunció que se opondrá a su reelección. Posteriormente, su reconocimiento instantáneo del líder de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como «presidente encargado» de Venezuela, un golpe también respaldado por Donald Trump, echa gasolina al fuego de una crisis que podría estallar fácilmente en violencia justo cuando se abrían los canales diplomáticos.

La promoción de la intervención en alianza con la administración Trump ha impulsado cuidadosamente una cuña entre las naciones y las fuerzas en el hemisferio. Los intentos de Almagro de cambiar el régimen en Venezuela fueron respaldados por los gobiernos de México y Colombia, pero el nuevo gobierno mexicano de Andrés Manuel López Obrador decidió sabiamente no seguir desempeñando el papel de lacayo de Almagro-Trump en la OEA y no se sumó a la declaración de la mayoría del Grupo de Lima que desconoce la reelección de Maduro. Aunque Almagro ha encontrado un nuevo aliado en el gobierno neofascista brasileño de Jair Bolsonaro, esa alianza solo hará que la naturaleza politizada de su estrategia sea dolorosamente obvia.

La obsesión del jefe de la OEA con Venezuela ha erosionado su liderazgo y ha distraído a la organización de enfrentar amenazas compartidas en la región. Su relación cordial con la administración de Trump ha menoscabado la necesidad de promover medidas conjuntas para frenar el cambio climático. La organización bajo el gobierno de Almagro tampoco ha tomado una posición firme en la defensa de los derechos de los migrantes a pesar de miles de muertes y violaciones de derechos humanos.

Al retirarse los Estados Unidos de los acuerdos internacionales sobre cambio climático, migración y otros intereses compartidos, y Brasil siguiendo su ejemplo, existe una creciente brecha de gobernanza en los problemas más apremiantes que enfrenta el hemisferio. La OEA debe intensificar acciones para llenar ese vacío, con soluciones creativas para trabajar juntos antes de que la desigualdad y la indiferencia arrojen al planeta a una caída en barrena.

Almagro ha estado mucho más interesado en el cambio de régimen antidemocrático que en enfrentar estos desafíos críticos. La región tiene la oportunidad de restablecer la cooperación regional en prioridades compartidas. Pero eso requerirá un cambio de liderazgo.