Los aranceles a México de Trump tienen que ver con el nacionalismo blanco, no con el comercio

By  |  13 / junio / 2019

Print Friendly, PDF & Email

Donald Trump una vez más ha torpedeado la relación de los Estados Unidos con México, su tercer socio comercial más grande, su vecino más cercano y, en realidad, un aliado, al anunciar su decisión de imponer un arancel del 5 por ciento a todos los productos mexicanos si México no detiene a los migrantes y refugiados centroamericanos que se dirigen a Estados Unidos.

Trump, siempre el macho alfa, ha tirado el guante a México. Su perorata escrita en el papel de la Casa Blanca concluye con una amenaza directa para el presidente mexicano: “México no puede permitir que cientos de miles de personas viertan su tierra y entren a nuestro país, violando el territorio soberano de los Estados Unidos. Si México no toma medidas decisivas, tendrá un precio significativo «.

El movimiento una vez más explota la difícil situación de miles de familias para galvanizar una base electoral racista. La medida arancelaria contra México, como el muro, encenderá a sus partidarios, pero puede que haya ido demasiado lejos esta vez. Trump ha recibido un rechazo de los republicanos, de los empresarios y, por primera vez, del sur de la frontera.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, mandó una carta replicando que «los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas». Reiteró su compromiso de abordar las causas fundamentales del desplazamiento y citó la defensa de Franklin D. Roosevelt de los derechos de libertad de vivir sin penuria y la libertad de vivir sin miedo. Acabó cortés pero significativamente: «Por favor, recuerde que no me falta valor, que no soy un cobarde ni tímido, sino que actúo sobre la base de principios».

Después de seis meses de soportar la farsa de Trump, la amenaza arancelaria parece haber roto finalmente la estrategia de apaciguamiento del nuevo gobierno mexicano. Después de meses de capitulación, incluidas cartas florales de alabanza que desconcertaron a los mexicanos que, si acuerdan algo, están de acuerdo con ser vehementes contra Trump, la defensa aguda de la soberanía mexicana de AMLO señala un cambio más que de tono. El presidente mexicano dijo que no quiere confrontación y mucho menos recurrir a aranceles de represalia, pero su carta deja en claro que no es más el Sr. Nice Guy tampoco.

Una estratagema absurda

Dada esta postura audaz, la pregunta es: ¿Cuáles son los escenarios probables para la amenaza arancelaria y la relación binacional en general?

El mero absurdo de la orden de Trump la hace inviable en términos políticos e incluso prácticos. De acuerdo con el plan, la tarifa, vigente a partir del 10 de junio bajo la «Ley de Poderes Económicos de Emergencia Internacional», aumentaría en un 5 por ciento al mes a un 25 por ciento, y se mantendría allí si México falla en la tarea imposible de realizar interferencias contra las familias migrantes y refugiadas para los Estados Unidos.

A menos que AMLO dé un giro brusco y repentino al territorio orwelliano donde nadie tiene permitido moverse o hablar libremente, México no puede detener la inmigración. No hay período o lugar en la historia humana sin migraciones humanas. La migración siempre existe: las leyes de inmigración de los EE. UU solo determinan si está documentada o no está documentada. La administración republicana ni siquiera ha tratado de ajustar esas leyes a los mercados laborales y otras realidades socioeconómicas.

Otras premisas de la “medida de emergencia” son igualmente absurdas. Debería ser un alivio saber que la cantidad de migrantes hoy en día no es ni sin precedente ni incontrolable, que no hay base para considerar a las familias desesperadas como una amenaza para la seguridad, y que esta ola de migraciones no es, en términos legales, ilegal. Los solicitantes de asilo se reportan inmediatamente a las autoridades para su procesamiento.

No hay nada «incontrolable» sobre eso: el gobierno de los Estados Unidos simplemente tiene que desarrollar los mecanismos para atenderlo en los términos establecidos por las leyes nacionales e internacionales que garantizan el derecho a la seguridad de todos los seres humanos, y especialmente de los niños, sin importar dónde ocurran nacer.

Los países que huyen, en particular Honduras, Guatemala y El Salvador, expulsan a sus propios ciudadanos en gran parte debido a los patrones de violencia establecidos por las políticas de los Estados Unidos. Estos incluyen apoyar a los escuadrones de la muerte y el genocidio, reforzar dictaduras represivas pasadas y presentes, exportar el modelo de pandilla de los EE. UU, respaldar megaproyectos que desplazan a las comunidades locales y reprimir la resistencia, y difundir un modelo económico de desigualdad que deja poco o nada a las familias empobrecidas con niños para alimentarse.

Poner fin a las políticas que generan violencia y represión, como la guerra contra las drogas y las prácticas de desarrollo no equitativas, podría dar a las familias centroamericanas bastante rápidamente la opción de quedarse en casa. Esto ni siquiera requiere más ayuda de los Estados Unidos.

Estos argumentos son bien conocidos y, sin embargo, las «soluciones» que salen de la Casa Blanca recaen bajo la responsabilidad de México. La declaración de Trump dice: «Si la crisis de la migración ilegal se alivia a través de las medidas efectivas tomadas por México, que se determinarán a nuestra exclusiva discreción y criterio, los aranceles se eliminarán».

La “discreción y juicio exclusivo de Donald Trump” no es un criterio razonable en una relación binacional crítica.

Al final, México podría no tener nada de qué preocuparse. Trump enfrenta algunos obstáculos serios en el frente de casa. Su uso indebido de la Ley de Poderes Económicos de Emergencia, según los expertos, sin duda provocará demandas para bloquear la imposición de aranceles.

Muchos líderes republicanos tampoco están a bordo. El Presidente del Senado de Finanzas, Chuck Grassley, dijo sin rodeos: «Apoyo a casi todas las políticas de inmigración del Presidente Trump, pero esta no es una de ellas». CNN informa que el Secretario del Tesoro Steven Mnuchin y el asesor Jared Kushner advirtieron a Trump contra la medida.

Las asociaciones de comercio y manufactura de los Estados Unidos han reaccionado previsiblemente en un pánico, señalando que los aranceles castigarían a los consumidores de los Estados Unidos y pondrían en peligro a industrias enteras que dependen de cadenas de suministro transfronterizas. La Asociación Nacional de Fabricantes escribió: «Estos aranceles propuestos tendrían consecuencias devastadoras para los fabricantes en Estados Unidos y para los consumidores estadounidenses». La industria y los grupos comerciales se dirigen a Washington para presionar contra los aranceles mexicanos.

Pero hasta ahora, en lugar de dar marcha atrás, como lo hizo en su amenaza «Cerraré la frontera sur», Trump está tratando de reunir a los defensores. Uno de los pocos que está dispuesto a entrar en la batalla es el asesor comercial Peter Navarro. Navarro acusó a México de «exportar extranjeros ilegales», que describió como un modelo de negocios (aunque la gran mayoría de los inmigrantes son centroamericanos y, según la teoría económica con la que aparentemente tiene cierta familiaridad, cuando exporta algo, normalmente recibe algo por él).

Incluso el separado Steve Bannon intervino, anticipando alegremente un escenario en el que las tarifas contra México se aplican en su totalidad: «El aumento de hasta el 25 por ciento llamará su atención», dijo.

El dilema de AMLO

Al sur de la frontera, el secretario de Relaciones Exteriores de AMLO, Marcelo Ebrard, elogió la carta de AMLO (en la que, sin duda, tuvo una mano). El gobierno de AMLO ha sido criticado a nivel nacional por una ofensiva contra los inmigrantes en respuesta a las presiones de Trump. Ahora, AMLO podría obtener el respaldo de la población mexicana y de una gran parte de la población de los EE. UU. Si cumple con las promesas de hacer frente a las políticas de inmigración que se están volviendo impopulares incluso en los Estados Unidos.

El problema es que la defensa retórica mexicana de un enfoque diferente de la inmigración, que respeta los derechos humanos y aborda las causas estructurales, no es lo que el propio gobierno está haciendo sobre el terreno. Después de los signos iniciales de un cambio en la política, en los últimos meses el gobierno mexicano ha aumentado las tasas de deportación, detención y redadas. Un informe de mayo de grupos de derechos humanos en la frontera México-Guatemala encontró un «enfoque en la seguridad militarizada» y una «estrategia de agotamiento y contención» similar a los Estados Unidos.

México tiene mucho que perder y mucho que ganar. Ambos países anunciaron planes para comenzar el proceso de ratificación del nuevo acuerdo trilateral que reemplazaría al TLC. Trump parece estar usando los aranceles como palanca contra el gobierno mexicano y contra los demócratas, que han pedido modificaciones al acuerdo.

El gobierno de AMLO quiere el nuevo TLCAN, pero dice que no está dispuesto a hacer nada más para obtenerlo. La agricultura y algunas manufacturas se verían gravemente afectadas, pero lo que más les preocupa son los mercados. A largo plazo, México quiere liberarse de la dependencia económica de los Estados Unidos, en parte para evitar ser un rehén político. Pero ese es un proceso largo, y el país no puede permitirse grandes interrupciones al igual que la firma de programas sociales de AMLO.

AMLO también quiere consolidar su imagen como reformador: rara vez un presidente ha estado tan centrado en el legado tan temprano en el juego. A horcajadas en lo que parecen ser objetivos políticos contradictorios, está creando una grieta en la que corre el riesgo de caer, a menos que se haga una clara elección entre ceder a las políticas aberrantes y coercitivas del norte o construir un modelo que ponga a la seguridad humana en primer lugar y se niegue a utilizar a los refugiados centroamericanos como un moneda de cambio.

Por su parte, Trump necesita que estos aranceles se vean duros. La última amenaza es parte de una estrategia de campaña que se está moviendo y depende de la hostilidad hacia México y los inmigrantes. Esto significa que la situación insostenible y, con frecuencia, mortal, que esto crea para las familias empeorará, ya que la culpa fabricada por una crisis manufacturada se usa contra las fuerzas que se oponen a la agenda de la supremacía blanca.

Lo que no está tomando en cuenta, según muchos en su propio equipo, es el retroceso. El mercado de valores de Estados Unidos cayó más que el mercado mexicano cuando se anunciaron los aranceles. Los precios más altos para los consumidores, las cadenas de suministro rotas, los aranceles de represalia sobre los productos estadounidenses, los hombres blancos armados en las comunidades fronterizas y los delitos de odio desenfrenados no son un escenario agradable para 2020.

 

Publicado por Foreign policy en Focus, “Trump’s Mexico Tariffs Are About White Nationalism, Not Trade”

Traducido por el Programa de las Américas