Los aranceles a México podrían movilizar a los votantes de Trump para 2020, pero no reducirán la inmigración

By  |  13 / junio / 2019

Print Friendly, PDF & Email

La decisión de Donald Trump de imponer aranceles para obligar México a tomar medidas enérgicas contra la inmigración es una estrategia electoral barata para movilizar a su base. Esto no es nada nuevo. Pero al utilizar el comercio para atacar a un aliado vital de los Estados Unidos, ha puesto en peligro una relación crítica y ha causado un estallido del Partido Republicano, las empresas y los consumidores de los Estados Unidos y el gobierno mexicano.

Es difícil imaginar una política más mal dirigida. Como ciudadana de los EE. UU que ha vivido y trabajado en México durante décadas, he visto los profundos cambios en el ascenso de México para convertirse en el socio comercial número uno de los Estados Unidos. Millones de empleos en Estados Unidos y México dependen de las relaciones fluidas entre los dos países. Usar el comercio para reprimir a nuestro vecino del sur para que cumpla con una vaga represión en la frontera simplemente no tiene sentido.

Primero, porque México no es responsable del aumento en los flujos migratorios a los Estados Unidos. De la cifra de mayo de 132,887 aprehensiones en la frontera, la gran mayoría son de Honduras, Guatemala y El Salvador. Estas naciones sufren altos índices de violencia y pobreza extrema que se remontan a las políticas de los Estados Unidos en la región en los años ochenta. Dos tercios son unidades familiares y niños no acompañados.

Los estudios demuestran que la violencia y la persecución obligan a miles a huir. No hay evidencia de que estas familias representen una amenaza para la seguridad de la nación más poderosa de la tierra.

México tampoco es responsable del famoso sistema de inmigración disfuncional de los Estados Unidos. Tenemos un atraso de casi 900,000 casos de inmigración.

En una reciente misión de investigación a Tijuana, encontramos que la política de Trump de «medir» la tasa de personas autorizadas para cruzar legalmente y defender los casos de asilo y el programa «Quédate en México» de obligar a los solicitantes de asilo a regresar a México ha provocado una presión sobre la infraestructura y el sufrimiento humano generalizado en las ciudades fronterizas de México. La detención en los Estados Unidos, incluyendo niños, ha resultado en la muerte de seis niños bajo custodia en los últimos ocho meses y en múltiples impugnaciones judiciales.

Protestas empresariales en Estados Unidos y México.

Ni siquiera está claro qué se supone que México debe hacer. La declaración de la Casa Blanca dice: «Si la crisis de la migración ilegal se alivia a través de acciones efectivas tomadas por México, que se determinarán a nuestra exclusiva discreción y criterio, se eliminarán los aranceles». La administración de Trump dice que para evitar las barreras comerciales, México debe reducir la inmigración a los Estados Unidos desde otros países, a través de acciones no especificadas y con puntos de referencia desconocidos, y tiene hasta el lunes para hacerlo.

De hecho, el gobierno mexicano ha aumentado las detenciones y triplicado las deportaciones este año, a pesar de las críticas de las organizaciones de derechos humanos que señalan que el gobierno prometió un «cambio de paradigma» lejos de la represión y hacia la prevención y la gestión humanitaria de los flujos migratorios.

En segundo lugar, los aranceles del 5% al ​​25% sobre los bienes mexicanos exacerbarán las causas subyacentes de la migración mexicana y no harán nada para abordar la migración de América Central. Los economistas han criticado el uso de aranceles para negociar los términos de comercio e inversión porque conducen a guerras comerciales en lugar de soluciones. El uso de aranceles como apalancamiento en temas no relacionados con el comercio es absurdo, ineficaz y destructivo. Cuestiona las reglas y estructuras del sistema de comercio internacional, impone impuestos a los consumidores estadounidenses sobre las importaciones y desestabiliza las relaciones comerciales y la economía mexicana.

Las protestas han surgido de empresas en ambos lados de la frontera. La Cámara de Comercio de los EE. UU y el Consejo de Coordinación Empresarial de México anunciaron el miércoles una alianza contra los aranceles que compromete a sus compañías miembros a trabajar con los gobiernos en un plan para mitigar la migración, incluida la inversión en desarrollo regional e infraestructura.

Este enfoque coincide con la propuesta de México de reducir los flujos migratorios al generar empleos y comunidades más fuertes en América Central y el sur de México. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, envió una carta inusualmente fuerte a Trump en la que decía: “Los problemas sociales no se resuelven con impuestos o medidas coercitivas” y solicitando la inversión de Estados Unidos en el plan de desarrollo regional integrado que su gobierno elaboró ​​con la Comisión Económica de las Naciones Unidas para América Latina.

Las medidas severas de Trump tienen que ver con las elecciones de 2020

Pero Trump claramente no está buscando una solución. Él está buscando la ganancia política. Sus tweets sobre aranceles inminentes pretenden posicionarlo en las elecciones de 2020. La insistencia en una represión inmediata revela este objetivo subyacente: Donald Trump construyó su primera campaña en base a la retórica contra México y atacando a México y planea hacer lo mismo en su segundo.

El enfoque de desarrollo es más barato, menos violento y más duradero que la represión de Trump, lo que aumentaría las tensiones fronterizas. Si a los migrantes y solicitantes de asilo perseguidos en sus países se les prohíbe la entrada a los Estados Unidos y se los trata como delincuentes en México, solo tienen dos opciones: regresar a situaciones que ponen en peligro la vida o verse obligados a pasar a la clandestinidad para buscar seguridad. Esto sería una bendición para los traficantes de personas y erosionaría el estado de derecho en ambos lados de la frontera. La presión sobre las fronteras y las violaciones de los derechos humanos aumentarán, ya que las causas de la migración forzosa continúan sin disminuir.

En cambio, México y los Estados Unidos están inmersos en una negociación delicada y ridícula sobre una crisis manufacturada. El equipo de Trump está atascado defendiendo una posición que su propio partido rechaza, y que probablemente será bloqueada en el Congreso o en los tribunales. El equipo de México no puede negociar la amenaza arancelaria, que es solo la Espada de Damocles que Trump decidió suspender sobre sus cabezas, por lo que están negociando un aumento de la inmigración que no está en sus manos y en términos que contradicen la estrategia de su gobierno.

El intercambio de aranceles para la represión no reduce la migración. Castiga a estadounidenses y mexicanos, cuya vida cotidiana atraviesa la frontera a través de millones de formas en que nuestras dos naciones están unidas.

 

Publicado por USA Today el 7 de junio de 2019, «Mexico tariffs might energize Trump voters for 2020, but they won’t reduce immigration»

Traducido por el Programa de las Américas